Adam Strange es un pringao. Pero es un pringao en la Tierra. Nadie ha dicho nada de que no sea un héroe de otro planeta.

Realizando una excavación arqueológica, Adam Strange fue alcanzado por un rayo proveniente del espacio que le transportó al alejado planeta de Rann. Allí, se convierte en un superhéroe, una leyenda que salva día tras día a la gente de los peligros del propio mundo. Sin embargo, los efectos del rayo desaparecen, y Strange se ve forzado a regresar a la Tierra a buscar el nuevo punto en el que el rayo Zeta colisionara, para poder volver a Rann. Y así una y otra vez, hasta que da comienzo esta historia.

Miniserie de tres números de 1990, Adam Strange suponía una especie de continuación de los primeros números del personaje, allá por los años 50 y 60. Salvando algunas intervenciones en otras series regulares (prestando especial atención al capítulo con La cosa del pantano), el personaje todavía no habia recibido su propia serie. Sin embargo, tampoco fue más allá: otras miniseries en el 2004 darían punto y final a las aventuras del héroe intergaláctico.

Estos tres tomos de Bruning y los hermanos Kubert suponen una especie de revitalización del personaje muy interesante. Unos números autoconclusivos, de los que tal vez necesitas algo de información para empezar a leer (lo que hemos contado al principio del post, nada más) pero que se ventilan del tirón, ofreciendo una historia interesante y bastante atractiva. ¿Puede Adam quedarse por siempre allí donde realmente le admiran, o está condenado a volver una y otra vez a la Tierra? Una lastima que hoy en día no se apueste por el personaje, bastante único en el panorama superhéroico actual.

¿Y vosotros, que creeis? ¿Merece Adam Strange una oportunidad de estar en primera fila? ¿Habéis leído algo del personaje?

¡Compártelo!
Adam Strange

Deja una respuesta