Hoy os traemos la reseña del primer tomo de Atelier of Witch Hat, una auténtica obra de arte escrita e ilustrada por Kamome Shirahama. La serie comenzó a publicarse en la revista Morning Two de Kodansha en 2016, y ya cuenta con un total de cuatro tomos de los cuales solo dos han sido publicados en España.

Primera página de Atelier of Witch Hat 1

Así es como comienza el primer tomo de Atelier of Witch Hat y así es como Shirahama introduce un nuevo mundo en el que la magia convive con lo cotidiano. Un mundo en el que la gente corriente se aventaja de sus efectos y del milagro que, otros pocos, tienen la suerte de llamar don. Pero… ¿Cómo funciona la magia? ¿Solo los magos pueden ser magos? Eso mismo se pregunta Coco, nuestra protagonista. Una jovencita fascinada por la magia desde que un mago enmascarado le vendiera un libro de hechizos. Ahora, Coco se conforma con ayudar a su madre en el pequeño Atelier de su aldea, renunciando así a su sueño de ser maga. Pero todo cambiará con la inesperada visita del mago Qifrey, quien accidentalmente desvelará a Coco el verdadero secreto de la magia: el dibujo de los círculos mágicos.

Y es que, Atelier nace tras el comentario de un amigo de la autora que dijo que el proceso de nacimiento de un dibujo le parecía mágico. Pero ¿cómo no iba a parecerle mágico el dibujo de Kamome? En Atelier cada escena, cada viñeta, es una obra de arte. Los paisajes, los decorados, los objetos con los que interactúan los personajes… todo está cuidado al detalle. Igual que ocurre con el guion de la historia, en el que Shirahama nos presenta a todos y cada uno de los personajes mostrando sus personalidades y rasgos más afables así como los más oscuros.

Pero mejor que seáis vosotros quienes descubráis todos los secretos de Atelier… Si a pesar de este breve análisis aun tenéis dudas sobre si esta serie es para vosotros; os recomendamos que entréis en la web de Milky Way Ediciones. Allí podréis leer el primer capítulo de la obra y decidir si esta vale la pena.

¡Compártelo!
Atelier of Witch Hat

Deja una respuesta