Catwoman necesitaba su serie propia con urgencia. Renacimiento no se portó muy bien con ella y la dejó relegada como secundaria de lujo del hombre murciélago, pero tras los eventos de La Boda, Selina Kyle pedía a gritos su propio espacio. Joëlle Jones y Fernando Blanco serían los encargados de darle vida a un personaje que, tras la escritura de King, llegaba con las expectativas muy altas.

Lamentablemente, creo que ni Jones ni Blanco las han alcanzado. Este primer volumen recopilatorio con los primeros 6 números USA nos habla de una Selina Kyle muy desubicada, no solo en el contexto del propio cómic, sino en el de la narración. Evidentemente tiene sus referencias a Batman y a los eventos ocurridos en su número 50, pero yo veo a una Selina vacía. Escenas que no tienen ningún tipo de relevancia más adelante, una villana cuya fijación con la protagonista no queda muy definida, una conclusión atropellada…

Y, sin embargo, queda la esperanza. El dibujo de Blanco, pese a lo escuchado por ahí, no solo cumple perfectamente con su cometido, sino que me parece bastante acertado para el tono del cómic. Igualmente, pese a sus fallos, el guion sabe sobreponerse más o menos a lo que le venía encima e intenta alejarse al máximo de experiencias pasadas.

Así que, si @eccediciones reedita el siguiente número (no sé por qué lo anuncian como tomo único), seguramente le dé una oportunidad. La esperanza es lo último que se pierde. Típico TPB americano de toda la vida, precio bastante competente, seis grapitas, 13,50€.

¡Compártelo!
Catwoman: Imitadoras

Deja una respuesta