Cocoon, la palabra que da nombre a este manga es el vocablo inglés que refiere a las crisálidas en las que algunos insectos se refugian para realizar su metamorfosis. Kyo Machiko, la autora, nos presenta en esta obra a un grupo de siete estudiantes de secundaria que, sin ningún tipo de margen de acción, se verán arrojadas al árido escenario que supone la guerra. Hablamos aquí de una guerra ya conocida por todos, la Segunda Guerra Mundial, la cual trajo además consecuencias especialmente graves para el pueblo japonés. En este caso experimentaremos la situación desde la perspectiva de este grupo de niñas que, al verse expuestas a esa nueva realidad, contarán con dos opciones: resguardarse de la misma aferrándose a sus sueños infantiles o bien abrirse paso con todas sus fuerzas a través de estos para salir de la crisálida en la que se encuentran y luchar por sobrevivir.

Como ya hemos adelantado, el argumento principal de la obra serán las vivencias personales que experimentarán estas estudiantes de secundaria cuando por culpa de la guerra se vean obligadas a afiliarse al ejército imperial nipón en calidad de auxiliares de enfermería. Con apenas o ninguna noción previa de medicina, estas niñas deberán abandonar sus sueños de juventud e hipotecar su futuro por la integridad y el bien de su país.

cocoon-kodai-reseña-manga-1

En lo que a nosotros respecta conoceremos a San, la protagonista de esta historia, que junto a su inseparable amiga Mayu y el resto de sus compañeras deberá luchar por sobrevivir a las diarias adversidades que planteó a muchos ciudadanos japoneses el escenario bélico de la Segunda Guerra Mundial. Poco a poco, en contraste con el transcurso de la situación, la crudeza de estos acontecimientos irá en aumento. Para seguir adelante San se verá obligada a abandonar a aquella niña inocente y soñadora que fue al principio del curso escolar, y aprenderá amargamente que la única manera que tienen ella y sus compañeras para sobrevivir es aferrarse a la vida con uñas y dientes.

A pesar de ser una historia de ficción (de hecho, en ningún momento sabremos ni cuándo ni dónde transcurre concretamente la acción de la obra) este manga está basado en hechos reales, y es que la autora se inspiró en las conocidas estudiantes de Himeyuri para la creación de Cocoon. También llamadas Pequeñas princesas, las estudiantes de Himeyuri fueron un grupo de 222 alumnas y 18 maestras procedentes de los centros educativos femeninos de la isla de Okinawa que formaron en marzo de 1945 una unidad médica para dar apoyo al ejército imperial japonés en la cruenta batalla que pasaría a ser conocida como la Batalla de Okinawa.

Durante el conflicto bélico de la Segunda Guerra Mundial todos los ciudadanos japoneses se vieron fuertemente involucrados con la lucha de su país. Debido al fuerte compromiso social característico al pueblo nipón, el cual es todavía hoy uno de sus rasgos más distintivos como sociedad, cuando el emperador Hirohito (emperador de la era Showa) llamó a su pueblo a las armas todos aquellos civiles que quedaron fuera de filas también recibieron directrices sobre cómo colaborar en la victoria de su país. Para un japonés que se preciase ser llamado antipatriota era el peor insulto que podía recibir durante aquellos días, y esto es algo que podremos apreciar a la perfección entre las páginas de Cocoon. Incluso unas jóvenes niñas a las que la guerra ha sacado del instituto pondrán todo su empeño en ser de utilidad para la victoria de su nación.

cocoon-kodai-reseña-manga-3

Con esta premisa inicial en mente, la de ser significativa para la lucha de su país, veremos como el personaje de San evoluciona a lo largo de la obra. San, una chica dulce y alegre, se verá al principio obligada a refugiarse en los recuerdos de su apacible vida anterior para afrontar la nueva realidad que le está tocando vivir. Mayu, una chica trasladada recientemente de Tokio, será el mayor apoyo para San, quien con el transcurso de los acontecimientos e incentivada por lo que irá aprendiendo de todas y cada una de sus compañeras de unidad experimentará una evolución personal que le hará replantearse sobre el sentido de su desesperado esfuerzo para con la lucha de su país.

Carezco de nociones técnicas de dibujo, por lo que aquí únicamente puedo servirme de mis propias impresiones sobre el mismo. Desde buen principio tanto el diseño como la paleta de colores de la sobrecubierta me gustaron: una entrañable ilustración con capacidad suficiente para llamar la atención del lector si este se topaba de casualidad con el manga en alguna librería. Además, la cubierta está cargada de simbolismos, algunos evidentes como la roja vegetación que rodea a San, pero otros solo perceptibles tras una segunda mirada al haber concluido la lectura.

El trazo de Kyo Machiko se muestra sencillo a simple vista, pero guarda mucho detalle y trabajo detrás de esa primera apariencia. Los estragos de la guerra son lo suficientemente desagradables por sí mismos, por lo que podría decirse que las líneas amables de la autora ayudan a apaciguar dicha realidad, sin embargo, nada más lejos de la realidad, la mangaka ha sabido crear un tándem idóneo en el que las líneas suaves y los entintados que recuerdan a las pinturas a acuarela acompasan visualmente a la perfección con los hechos que se nos están contando. Quizá hubiera sido más fácil recurrir al minucioso detalle para representar los horrores de la guerra, pero Kyo Machiko ha sabido transmitir toda esa información recurriendo a su estilo propio, algo alejado del “estilo manga” al que los bombazos editoriales nos tienen acostumbrados.

cocoon-kodai-reseña-manga-2

Por lo que a mí respecta, inicialmente decidí hacerme con el manga por ser Kodai la editorial que lo publicaba. Esta “por ahora” pequeña editorial bilbaína se dio a conocer en noviembre del pasado año con su licencia Echoes. Tanto la edición del que fue su primer manga como la historia en él narrada fueron de mi agrado, por lo que al anunciar la publicación de Cocoon no dudé en hacerme con él. Además, aunque esto ya sea a un nivel más personal, creo que la joven editorial ha sabido proceder de forma muy eficiente desde su aparición. Sin ir más lejos esta editorial fue la pionera en ofrecernos previews gratuitas de sus mangas en formato digital, algo que editoriales como Milky Way o Norma también comenzarían a hacer una vez anunciado el estado de alarma.

En lo pertinente al manga mi opinión sobre él es positiva. Lo cierto es que, al ser un tomo único, pensé que no llegaría a establecer ese vínculo emocional que sí que establezco con los personajes de aquellos mangas un tanto más extensos, sin embargo, a pesar de no llegar a forjar esa relación tan cercana con sus protagonistas, las vivencias de San y sus compañeras acompañadas de la narración visual que Machiko aporta con su dibujo lograrán conmovernos.

cocoon-kodai-reseña-manga-4

En cuanto a su temática, las historias bélicas basadas en la Segunda Guerra Mundial son un tema más que recurrente en la literatura y el cine contemporáneos. En lo que refiere al manga bélico en nuestro país contamos con obras emblemáticas como Pies descalzos de Keiji Nakazawa, publicada en 2015 por la editorial Debolsillo del grupo Penguin Random House, o el mítico manga Adolf, creado por el dios del manga Osamu Tezuka, que contará en octubre de este año con una nueva edición por parte de Planeta cómic. Estos dos mangas, al igual que ocurre con la película de animación de Studio Ghibli La tumba de las luciérnagas, fueron creados en las décadas de 1970 y 80, por lo que Cocoon, un manga creado en 2010, le aporta un soplo de aire fresco a este género temático. En primer lugar, contamos con un arte totalmente distinto al que se practicaba en aquellos tiempos, en este caso y como ya hemos mencionado unos trazos a simple vista sencillos que no dependen del minucioso detalle para transmitirnos toda la fuerza narrativa de los acontecimientos, y, por otra parte, un cambio en la perspectiva con la que miramos a la guerra, pues este manga carece tanto de enemigos como de aliados, ya que en ningún momento interactuaremos con ellos en el campo de batalla. Nuestra perspectiva, al igual que la de la joven San, será la de los incontables estragos que pueden llegar a acarrear los conflictos humanos.

Para mí Cocoon es un manga capaz de contar una historia basada en una de las más cruentas barbaridades que ha afrontado la humanidad de una forma que llega a resultar entrañable, y ello se debe a la forma de ser de la joven San, su protagonista. Sin duda alguna Kyo Machiko ha elaborado una corta que a ninguno nos sabrá a poco.

Cocoon, de Kyo Machiko, un tomo único de género histórico, Josei, bélico, con 214 páginas en B/N y edición en rústica con sobrecubiertas. Publica Editorial Kodai

¡Compártelo!
Cocoon

Deja una respuesta