Héroe de alquiler

Es una idea conmovedora la de contar las aventuras de un superhéroe dejando las mallas y las onomatopeyas a un lado. Atrapado entre un poder incalculable y la carga de responsabilidad que este conlleva, Javier, novelista frustrado que trabaja como periodista en el ‘Cosmos’, verá cómo su deber se impondrá sobre su vida personal. A lo largo de los tres volúmenes que, por ahora, componen las andanzas de Titán, recopiladas por la editorial Astiberri en ‘El Vecino. Origen’,  sus autores imaginan la cara B del viaje del héroe. A medio camino entre la visionaria deconstrucción de lo superheroico que fue la ‘Astro City’ de Kurt Busiek y Brent E. Anderson, y las pretensiones psicoanalíticas de Tom King en ‘La Visión’, ‘Mr. Milagro’ y ‘Héroes en Crisis’; las viñetas de Santiago García y Pepo Pérez nos asomaron a la banalidad que se oculta tras las máscara del héroe. 

Estrenada el pasado 31 de diciembre, la primera temporada de ‘El Vecino’ se aleja del aura melancólica que sobrevuela sus páginas originarias y centra el desarrollo narrativo en una historia de orígenes.  De hecho, no hay gran diferencia entre los primeros episodios de la nueva serie de Netflix y las  historietas de Spiderman escritas por Stan Lee en los años 60. ‘El Vecino’, cuenta Nacho Vigalondo, “resultó ser el tebeo que soñaba cuando yo soñaba con Spiderman”. Y es fácil pensar en esta adaptación como una extensión de la filmografía del cineasta de Cabezón de la Sal, director de los dos primeros episodios. Aunque le tomarían el relevo Paco Caballero, Ginesta Guindal y Víctor García León, esta primera temporada podría compararse a ejercicios sobre el género como ‘Extraterrestre’ o ‘Colossal’. También podría entenderse como un spin-off, dentro de las ‘Historias’, también editadas por Astiberri, la colección en la que, a partir de breves historietas inconexas, los autores expanden el universo de Titán.

En todo caso, nos encontramos ante un ejemplo de adaptación libre y especialmente eficaz por su consonancia con los tiempos que corren. ¿Cómo asociar la iconografía superheroica, surgida en los albores de la Guerra Fría y profundamente vinculada con la mitología griega, a las cuestiones sociales, políticas y culturales de la España contemporánea? El trabajo de los guionistas de Miguel Esteban y Raúl Navarro brilla en su capacidad para integrar los esfuerzos de Javier, diseñador de camisetas  frustrado, por controlar sus recién adquiridos poderes, con  la precariedad laboral, la especulación inmobiliaria y la lacra de las apuestas deportivas.

Coqueteando con el formato de la sitcom norteamericana, ‘El Vecino’ de Netflix se aleja del tono sombrío del cómic para rendirse al talento de su actor principal. Aunque da la sensación de no haber terminado de explotar, la versatilidad de Quim Gutiérrez -estupendo como atolondrado treintañero y desastroso superhéroe- se reafirma como un valor seguro en la comedia costumbrista. En un sinfín de puertas que se abren y se cierran, como una versión actualizada de ‘13, Rue del Percebe’; la mayor parte de la acción se sitúa alrededor de la escalera del edificio en el que conviven los protagonistas.

Una trama amorosa, el descubrimiento de los superpoderes de Titán y la lucha encarnizada contra la propagación de los salones de juego son los tres ejes que articulan esta prometedora primera temporada. Amenizada por la música de Joe Crepúsculo, Mecano o Hidrogenesse, Carlos de Pando y Sara Antuña -comparten el cargo de showrunners- saben a quién se dirigen y, sobre todo, a qué público pueden llegar teniendo el altavoz de una plataforma como Netflix.

En tiempos de crisis, al menos para la generación a la que pertenecen Javier, Lola y el resto de protagonistas, la comedia, más que nunca, aparece para celebrar la amistad, el amor y la responsabilidad. Tanto como para denunciar la inestabilidad de un presente frenético y un futuro cada vez más incierto. Por eso, el mayor hallazgo de ‘El Vecino’ es que su conflicto dramático sea cultivar la empatía sin la necesidad de recurrir a universos paralelos, galaxias lejanas o encuentros en la tercera fase. 

¡Compártelo!
El Vecino

Deja una respuesta

Cerrar menú