Si la semana pasada os hablaba de una obra autobiográfica sobre hielo mi intención hoy es que os apretéis bien el cinturón (espacial) y nos sumerjamos en el basto espacio de la mano de Tillie WaldenEn un rayo de sol, la última traducción al castellano de su obra, llegó en forma de webcomic cuando todo el mundo se preguntaba que nos regalaría Walden después de Piruetas, convirtiéndose en una respuesta magnifica (en clave de ciencia ficción) a todas nuestras plegarias.

La narración, otro coming-of-age de los que parece que no me voy a cansar nunca, se divide en dos partes que marcaran un antes y después en la vida de nuestra protagonista: su primer año en un internado donde conocerá a alguien muy especial donde predominan los tonos azulespúrpura y cinco años después, cuando acepte su primer trabajo y forme parte del mundo adulto esta vez en amarillos, tonos ámbar y rojos (me quedaría a vivir en la paleta de colores de Walden, es un hecho).

En un rayo de sol cómic

Mia, nuestra protagonista, se unirá a esta variopinta tripulación viajando a través del espacio exterior en algo que podemos catalogar como restauración y conservación de edificios olvidados a lo largo de la galaxia. A pesar de las diferencias con el resto de sus compañeras pronto estrecharan lazos y se sentirá parte de esta familia, cuyos miembros tienen un pasado más o menos oscuro y que se nos irá desvelando a lo largo de la narración o el viaje que Mia emprenderá para reencontrarse con su primer amor, Grace, de la que fue separada bruscamente mientras las dos eran estudiantes en el internado.

En un rayo de sol viñeta cómic

Pese a que el hilo conductor es la historia que acontece a Mia, cada personaje (Char, Alma, Elliot) experimentará un crecimiento a lo largo de esta narración que nos sumerge como lectoras en un universo de ciencia ficción centrado en las mujeres, inclusivo y racialmente diverso. Lo cierto es que la línea del tiempo que Walden es … difusa. Se alternan los recuerdos de Mia, su relación con Grace y el avance de esta con los hechos que transcurren en el presente espacial, por lo que no sigue ninguna norma y puede dejar volar su imaginación respecto a los mundos, edificios y paisajes que dibuja. A algunas personas este tipo de caos (por llamarlo de alguna manera) les molestará un poco o incluso les chirriará en una historia de tantas páginas, pero el hecho de utilizar flashbacks, elipsis y toda una serie de recursos (como el uso de dos paletas de colores diferentes que llegarán a conectarse) donde el lector es el que ha de rellenar e imaginar es una de mis partes favoritas del estilo de Walden.

En un rayo de sol cómic

Aunque el paisaje distópico no pueda ser más scifi los personajes de esta historia no pueden ser más humanos (aunque admito que las naves en forma de pez me siguen pareciendo un poco graciosas). Mia se adentrará en la transición entre la niñez y la vida adulta, donde desarrollará aspectos tan importantes como la empatía, la inteligencia emocional o el respeto… elementos claves que servirán de catalizador para esta historia de amor intergaláctica. En más de 500 páginas (gracias Tillie) recorreremos la Escalera, planetas fronterizos, bosques mágicos e incluso asisteremos a un baile de fin de curso, todo con una estética que me recuerda un poco a la serie Firefly, en parte por la camaradería que la tripulación destila y la manera de saltarse ley si es por una buena acción.

En un rayo de sol cómic

Me da la sensación que siempre termino de la misma forma, pero … sigue siendo una historia que me rompe y gusta a partes iguales, donde se celebra el amor y la importancia de la familia (la que cada una escoge).

Primer volumen 27,90€ y segundo volumen 26,83€. Rústica con solapa, con unos colores que harán que acabes llorando de la mano de Ediciones la Cúpula.

¡Compártelo!
  • Autor de la entrada:
En un rayo de sol

Deja una respuesta