Pese a que es la primera vez en mucho tiempo que mi pila de lectura es bajita ya que de normal desborda mi mesita de noche y me da ansiedad solo con mirarla, he cedido a mis instintos de polilla y me he dejado seducir en una búsqueda de nuevas lecturas (tiernas, pero esto a nadie le llega a sorprender ya) y Heartstopper llevaba tiempo tentándome en mi wish list de Amazon. Escrita y dibujada por Alicia Oseman, nos encontramos delante de un proyecto que daría sus primeros pasos como webcomic allá por 2016 para terminar convirtiéndose en algo real y que podemos sostener en nuestras manos.

Heartstopper sucede en una época muy cercana a la nuestra, la mayoría de la gente sabe que Charlie es gay y que sufrió acoso escolar. Lo que no todo el mundo sabe es que eso ha afectado a su autoestima y que en general cree que no se merece muchas cosas buenas de las que le pasan y sigue lidiando con brotes de ansiedad (una especie de síndrome del impostor acentuado por la adolescencia), aunque lo tiene bastante superado en parte por un grupo de amigos que le cuida y apoya en su toma de decisiones y por su familia. Parece que todas las historias de amor en el instituto (al menos en la ficción) empiezan igual: Charlie y Nick jamás han interactuado por los pasillos de su centro escolar, pero acaban siendo compañeros de pupitre en una asignatua donde gente de diversos niveles forma grupos. Nick es todo todo lo que cualquier chico o chica desearía en la secundaria; es alto, un chicarrón que práctica rugby, popular…

Y pese a que a Charlie le sacuden las mariposas en el estómago cada vez que están juntos lo que más le importa es que sean amigos y mantengan el vinculo tan especial que desarrollan. No os voy a mentir, la historia de chico se cuelga de chico, crecer y desarrollar empatía y autoestima (es otro coming of age que me agencio) no me parece que sea algo revolucionario que jamás hemos visto, pero eso no significa que no pueda llegar a ser tierna, bonita y algo con lo que podamos aprender y es que de la misma forma que El beso número 8, El príncipe y la modista o Laura Dean me ha vuelto a dejar podrían ser lecturas casi mandatorias en el instituto.

Charlie y Nick pasaran cada vez más tiempo juntos, se verán en situaciones variopintas (conocer al perrete de Nick!) que afianzaran más los sentimientos del primero, que no podrá parar de pensar en su amigo y seguirá en un mar de dudas (no puedo evitar sonrerir y pensar en la primera vez que me gustó un chico y lo contenta e insegura que me sentía).  Y es que el titulo es muy acertado, nuestro corazón se va a parar también de la misma forma además de que cada vez encontramos más representación LGTB+ en libros y en el campo audiovisual para la gente más joven. Esta claro que su relación va a tener subidas y bajadas (recordemos que son dos adolescentes!), se están descubriendo a si mismos, y también el motivo por el cual se gustan.

Es agradable encontrar representación del colectivo bi sin que esté fetichizado, en una escena uno de nuestros protagonistas  busca en Google para aclarar tanto sus dudas como lo que pasa por su cabeza (y corazón), algo que probablemente hagamos más veces de las que admitamos.

El cómic está ilustrado con un estilo particular y que es de mis favoritos: el cuqui. Las viñetas no siguen un orden simétrico y van alterando su orden en la página, entremezclando los pensamientos de los protagonistas con sus propios diálogos mostrando así un tono desenfadado. Este primer tomo te deja con una sensación de calidez por dentro (recomiendo beber un té calentito para acompañar) a pesar de terminar en un cliffhanger un poco triste pero que lo resulta menos si piensas que el segundo (y también tercer) volumen están disponibles.

288 páginas tremendamente tiernas en una rústica con solapas por 15’95€ de la mano de Planeta Comic.

¡Compártelo!
Heartstopper 1

Deja una respuesta

Cerrar menú