Como ya hicimos en Historia del Tebeo Valenciano – Parte I, continuamos analizando la historia de este género. Esta vez partimos del exilio hasta llegar a la crisis de los 90.

El Exilio

Los cambios económicos precipitaron el fin de la época dorada del cuaderno y obligaron a muchos profesionales a buscar trabajo en el extranjero. Son buenos años para José Ortiz, José Lanzón, Miguel Quesada, Manuel Benet o José Luís Macías. Estos prefieren arriesgarse en el mercado extranjero a tratar de subsistir en el mercado español. El por qué de este fenómeno se debe a que frente a las cuatro o cinco mil pesetas que pagan las editoriales españolas, el mercado extranjero paga cuarenta o cincuenta mil. Además, las condiciones de autoría no son precisamente favorables. Los dibujantes y guionistas no son reconocidos o respetados y la mayoría de las historietas son publicadas de forma anónima.

En este sentido, cuando los dibujantes empiezan a tomar contacto con obras y autores de otros países, surgen actos como la Primera Reunión Nacional de Dibujantes de Historieta. En esta se denuncia la concesión de los derechos de autor, la cesión de originales o los derechos de reproducción en el extranjero. Siguiendo sus pasos, en Valencia se crea el club de Dibujantes de la Historieta y la Ilustración Nacionales.

Mientras tanto, la revista de humor entra en una etapa de esplendor. Las revistas humorísticas mantienen su magnífica plantilla y se registran las tiradas más altas de la historia. Valenciana continúa con Jaimito, Pumby y Roberto Alcázar y Pedrín. Maga, por su parte, sigue los pasos de revistas europeas e incluye entre sus páginas los éxitos de la escuela franco-belga y otras producciones autóctonas.

Historia del tebeo: La Nueva Escuela Valenciana

En 1975, tras finalizar el régimen franquista, la sociedad española empieza a dar un giro hacia la democracia. De este modo, se abre un nuevo panorama político y social, con nuevas vías de expresión cultural. En Valencia, mientras la escuela clásica trabaja para el extranjero, comienza a florecer un grupo de jóvenes artistas conocido como la “Nueva Escuela Valenciana”. Estos se dedican a autoeditar sus propias publicaciones de forma independiente.

La aparición de este fenómeno, también conocido como fanzine nace como una contestación por parte de aquellos dibujantes que, debido a la ruptura estética de sus historietas, no tienen sitio en el panorama editorial del momento. Además, otros hechos que influyen en la aparición de este fenómeno son la llegada de algunos cómic-books independientes como los de Robert Crumb o Gilbert Sherton, la aparición de la revista STAR en 1973, la creación de las primeras librerías especializadas en prensa marginal, y también, aunque en menor medida, la aparición de las primeras impresiones rápidas con presupuestos bajos. Entre las primeras publicaciones cabe destacar Ademúz Km. 6, El Gat Pelat o El Polvorón Polvoriento.

historia Ademuz Km. 6, de 1975

Por lo que se refiere a la denominación “Nueva Escuela Valenciana”, calificación nunca asumida por parte de los autores, se trata de una etiqueta acuñada en Barcelona. Esta hace referencia a autores como Sento Llobell, Daniel Torres, Micharmuy o Miquel Beltrán. Autores que, interesados por el medio y agrupados en torno a la figura de Miguel Calatayud, acuden a su estudio para hablar de tebeos y compartir conocimientos e inquietudes. Además, otros puntos de reunión son la Facultad de Bellas Artes, donde estudiaban, o la librería 1984, que abrió sus puertas en 1981 en la Plaza Escuelas Pías, y que actualmente sigue en funcionamiento en la calle Guillem de Castro con el nombre Futurama.

La Crisis de los 90

Tras la crisis derivada por la saturación de publicaciones, la década de los 90 se caracteriza por la llegada del Manga, el nacimiento de los primeros fanzines teóricos y la creación de colectivos de autores.

Durante esta época las únicas revistas que sobreviven a la crisis son El Víbora y Kiss Comix. Junto a estas, en 1991 aparece Moon Gang de Sergio Meliá y Juanvi Chuliá. Y en 1994 este último publica una colección de libros teóricos dedicados a Neil Gaiman, los cómics Marvel, Jack Kirby y Alan Moore.

historia Kiss Comix

Posteriormente, los fanzines se convierten en el mejor sistema de información para los aficionados. Mediante fotocopias en blanco y negro surgen diversas publicaciones sobre el mundo del cómic. Kirby de Abraham García se dedica a la información de actualidad sobre Jack Kirby, uno de los autores más influyentes de la historia del comic estadounidense. Kliku-Kliku, publicada en 1994 por Ramón Cabrera, se dedica a dar información sobre el cómic de USA mediante reseñas y entrevistas. Gotham News realizado por Carlos Ciurana, empieza a ofrecer ese mismo año, artículos sobre DC Cómics y otras editoriales. Del mismo modo, la revista Imágenes y el 9º Arte proporcionan información y crítica sobre este género cultural.

Por lo que se refiere al ámbito editorial, el mercado español se decanta por la edición independiente. En Valencia irrumpen varias editoriales como Berserker Ediciones, que publica en 1997 las series White Knight y Samain. Al año siguiente aparecen Evan S.D y Myth Wars con autores valencianos. Ese mismo año, tras la Fanzinerada celebrada en la librería Futurama, brotan otros sellos como Aleta Ediciones, 7 Monos o Boxx Press. A pesar de ello, muchas de estas iniciativas acaban desapareciendo.

¡Compártelo!
Historia del tebeo valenciano – Parte II

Deja una respuesta