El otro día comentaba con unas amigas que me resulta muy complicado llorar con cualquier forma de arte. El problema de base viene cuando, todas las cosas que veo, leo o escucho, me dejan indiferente. Si, puedo estar feliz al escuchar la canción rock del momento, o me puede entristecer una situación injusta. Sin embargo, casi nunca llego hasta el punto de que me afecten, de una forma u otra, la emociones que me cuentan los demás. Por eso, cuando una obra consigue no solo transmitirme algo, sino que lo sienta, es cuando sé que he encontrado algo realmente bueno.

Me resulta muy difícil hablar de Isolada. No es solo por lo complicado que fue ir pasando página a página, historia a historia dentro de la vida de Keiler Roberts. Hablar de los propios sentimientos es complicado, tanto a la hora de expresarlos como para conseguir transmitirlos. La gente reacciona satisfactoriamente ante la alegría, la tristeza, el enfado o la vergüenza por “osmosis”; que te muestren, en pantalla o en papel, un sentimiento que conoces bien lo hace todo más fácil. Pero, ¿qué pasa cuando alguien trata de hacernos ver que puede vivir situaciones a las que no estamos acostumbrados?

isolada-keiler-roberts-alpha-comic-reseña

Isolada es un cómic autobiográfico en el que su autora, Keiler Roberts, nos cuenta pequeñas anécdotas de su día a día. Historietas, en su mayoría, de tan solo una página, en las que Roberts nos cuenta cómo es convivir una enfermedad mental mientras cría a una niña pequeña. A su lado, iremos descubriendo partes de su vida, de su intimidad, como observando por un pequeño resquicio en la pared.

¿Qué le regalaremos nosotros a mami?

¿Qué crees que le gustaría?

Pastillas

Roberts empezó a publicar cómics autobiográficos en 2009 a través de su blog, que luego ha ido transformando paulatinamente en cómics físicos bajo los títulos Powdered Milk (2012), Chlorine Gardens (2018) o Rat Time (2019). Isolada es el primero en llegar traducido a nuestro país gracias a la labor editorial de Alpha Cómic (os recomiendo, y mucho, escuchar la entrevista que le hizo Bamf! a su editora, Alba G. Mora).

isolada-keiler-roberts-alpha-comic-reseña

Para contar su historia utiliza una línea negra fina, sin fondos ni luces y sombras, más que necesario para contar la historia que quiere. Sin grandes artificios, ni grandes implosiones de color, ni un diseño de página rompedor; la autora utiliza el cómic para narrar, y con esta naturalidad, consigue que nos podamos identificar más si cabe con los problemas que nos presenta página a página.

Aunque Roberts utiliza un tono humorístico, sus historias tienen un fondo depresivo, un final amargo que reconstituyen el sentido de la historia y que realmente consigue que te metas en su papel. Vivir no es fácil, pero lo es todavía menos si cada frase, cada momento, de cada día, es una puta mierda. Y claro que hay secuencias felices, instantes que al lector le arrancarán una carcajada culpable, pero duran tan sumamente poco, que la autora prácticamente los pierde entre la oscuridad que le rodea.

isolada-keiler-roberts-alpha-comic-reseña

Pero (y siempre hay un pero), hay algo que atrae a seguir leyendo. Quizás sea que Roberts, dándonos este cómic, demuestra que ha aprendido a abrir su corazón y a aceptar su día a día. Tal vez, que a pesar de que los momentos diarios (que no necesariamente malos) que nos golpean día a día valen la pena porque, en algún momento, habrá algún instante puro que podremos guardar bajo llave. O, quién sabe, quizás sea que la autora ha conseguir transmitirnos como se siente, como vive y como se relaciona, y que consigue emocionar incluso a seres humanos anti-empáticos como yo.

Isolada, un cómic autobiográfico de Keiler Roberts publicado en España por Alpha Comics, en un tomo rústica con 128 páginas, a 16€.

¡Compártelo!
Isolada

Deja una respuesta