Hoy os traemos una reseña del primer tomo de Lady Killer, una obra de humor negro escrita e ilustrada por Jöelle Jones (con ayuda de Jamie S. Rich en el guion), que combina la tradicional imagen de perfecta ama de casa, con toda una red de crímenes y asesinatos.

Como ya sabemos, durante los 50, ser ama de casa en un barrio residencial era el sueño dorado de todas las jóvenes norteamericanas. Sin embargo, aunque estas aparentaban ser felices y sentirse completas con sus casas y electrodomésticos, no lo eran. La vida familiar y el papel de la esposa perfecta y madre dedicada habían vuelto a las mujeres en seres vacíos e infelices. Pronto comenzaron a encontrar este “American Way of Life” decepcionante.

Puede que este sea el motivo por el que nuestra protagonista, Josie Schuller, una mujer decidida, autosuficiente y capaz, decidiera combinar la felicidad del hogar con el peligro que supone trabajar para una importante agencia de asesinos a sueldo. Un trabajo que, además, supone riesgos adicionales si como Josie, debes compaginarlo con el cuidado de la familia y las sospechas de los vecinos.lady killer

Para plasmarlo, Jöelle Jones, presenta un dibujo maravilloso, muy trabajado y detallista, que combinado con una amplia gama de colores, permite que nos sumerjamos de lleno en la historia. A lo largo de la misma, se combinan escenas domésticas con escenas de acción. No obstante, lo que más destaca es el tratamiento de las escenas de violencia. Además, para subrayar la violencia de los actos, los bordes blancos de las páginas acaban salpicados de sangre. ¿El objetivo? Mostrar la realidad del acto evitando esa idea de que las mujeres no se ensucian las manos cuando matan.

En definitiva, Lady Killer presenta la doble vida de Josie Schuller y rompe con los estereotipos de una época marcada por las apariencias.

¡Compártelo!
Lady Killer

Deja una respuesta