Que ganas tenía de tener Links en mis manos, jo. La verdad es que yo ya compré el primer tomo de Given para regalárselo a un amigo que toca la guitarra (y es igual de cursi que yo) y después de darle un vistacillo al final no pude evitar subirme, pese a tener empezadas más colecciones de las que me gustaría admitir de manga. Tras leer lo que nos contaba de esta obra autoconclusiva la cuenta de Twitter de Milky Way Ediciones en uno de sus espléndidos #MangasDeMedianoche todos sabíamos lo que acabaría pasando. Ya ni me escondo, no hace falta fingir. Me la compré la misma semana que salió.

Yo, que tengo predilección por las cosas bonitas, las historias de amor y que no me escondo ni me da vergüenza saber que soy algo así como la reina de lo cursi, ya sabía que me enfrentaba a algo que me pondría el corazón calentito en estos gélidos días de invierno (discutible siendo de València esto, lo sé), más aún habiendo quedada prendada por la historia anterior de Kizu Natsuki.

En Links, un nombre que ya nos hace pensar en las conexiones de los personajes de esta obra, la autora nos presenta un par de historias que se van entrelazando a partir de unos personajes jóvenes con los que es fácilmente empatizar o sentirse identificado por la franja de edad. En un primer momento, la verdad es que no sé si lo leí cansada o sin gafas o las dos cosas, creía que se trataría de una antología de historias BL sin ninguna correlación y mi sorpresa fue mayor al ver que se cruzaban y que capitulo a capitulo los personajes se conocían, eran amigos y todo cobraba mayor sentido en el rompecabezas que compone este manga. A diferencia de otras reseñas en las que sí cuento parte del argumento o algún pico argumental en este caso prefiero mantener la boquita cerrada al tratarse de historias tan cortas, creedme, me cuesta la vida no hablar de mi pareja favorita pero es por el bien común. Para los más escépticos, o gente sin corazón que es prácticamente lo mismo, diré que no solamente se aborda de manera exclusiva el amor romántico, y es que Kizu Natsuki consigue, con su ya acostumbrada ternura, adentrarse en otros aspectos y narrar otras formas de quererse ya que no existe una única manera correcta de hacerlo profundizando en la psicología de cada personaje.

Tampoco hay que olvidarse de lo que es capaz Kizu Natsuki, os advierto que cada vez que paséis una página vais a ser testigos de infinidad de detalles. Ya no hablo de los fondos que están tratados con gran mimo y lujo de detalles, que también, pero es impresionante ver la cantidad de detalles que consigue meter y que pasen desapercibidos como por ejemplo minucias arquitectónicas para dar mayor realismo, un logo de un super en una bolsa que lleva un personaje o, quizás estoy yo ya muy sugestionada, la textura de algunas prendas que solo con mirarles puedo deducir que son suaves. Igual los neófitos en la autora encontráis en un primer momento que hay algún par de personajes que se parecen mucho, pero es fácil distinguirlos por la manera de hablar, la ropa… No os preocupéis, de verdad, nos pasa a todas al enfrentarnos a determinadas obras (yo sufrí mucho la primera vez que me enfrenté a una obra de Tillie Walden, por poner un ejemplo).

Formar parte de la comunidad LGTBI+ sigue siendo motivo de encarcelamiento, discriminación o burla (por nombrar un par de ejemplos) en muchos países. No todo el mundo vive en un lugar donde existen leyes que protegen y garantizan la diversidad, sigue siendo una asignatura pendiente para muchos países donde las personas que forman parte del colectivo se ven forzadas a permanecer dentro del armario sin poder mostrarse tal y como son. Esta obra es un soplo de aire fresco en este sentido pero que invita a reflexionar sobre la situación de muchas personas en el territorio japonés. Sé que las relaciones son complejas, que nada es fácil y que aunque te esfuerces las cosas pueden no salir bien. Esto se puede aplicar a infinidad de campos, pero tal y como leemos en el titulo Links, en este manga se ahonda en las relaciones personales de estos hombres, tanto en las partes buenas donde probablemente vas a terminar sonriendo como en las malas, donde te replantearas a donde vamos como sociedad en pleno siglo XXI.

En definitiva, si os gustan los mangas calentitos y las historias de amor Links es un buen manga para leer estas Navidades bien tapadita en el sofá mientras respetáis las restricciones de vuestra comunidad autónoma.

(Un claro ejemplo de mi cara al leer Links, era imposible no poner esta viñeta)

Links, una rústica con sobrecubierta de 242 páginas y tomo único de Kizu Natsuki por 8’5 € de la gente bonica de Milky Way Ediciones.

¡Compártelo!
  • Autor de la entrada:
Links

Deja una respuesta