¿Cómo cuentas una historia de la que ya se sabe el final y consigues que no pierda ni un mínimo de interés? Pues al parecer llamando a Ryan North y Albert Monteys porque eso es Matadero Cinco.

Pero como yo no soy ellos, vamos a empezar por el principio.

Matadero Cinco es una adaptación de una novela de ciencia ficción escrita por Kurt Vonnegut. Esta adaptación es una historia de guerra. Pero tiene muy claro que la guerra no son sólo sus batallas. Y el cómic decide dejar de lado los conflictos, recurriendo a ellos únicamente en lo necesario, para centrarse en cuál es su repercusión en quien los vive.

El protagonista, Billy Pilgrim es sólo un chaval ¿o no? Porque tiene una capacidad especial y es: no experimentar su vida de forma lineal. Y así es cómo Billy está en otro planeta y al instante siguiente se encuentra en la cama con su mujer. Esa es otra cosa que le pasa a nuestro protagonista, unos alienígenas le llevan a su planeta, donde pasará una temporada.

Al igual que Pilgrim vive su vida sin saber qué le toca después, el lector se enfrenta a la siguiente viñeta de Matadero Cinco sin saber que se va a encontrar.Los distintos momentos vitales de Billy que se tratan en el cómic

Pero si hay algunas certezas, y es que Billy morirá, siempre ha muerto, y siempre morirá el 13 de febrero de 1976. Saber este tipo de datos con antelación, en otras obras puede arruinarte la experiencia, sin embargo estos autores se las apañan para que, lo que conocemos cómo “spoilers” le den valor a su obra. Así este cómic no te oculta nada, casi en el momento de conocer a un personaje ya sabes que va a ser de él. Y uno de los grandes logros de el tándem de creadores es que eso no te quite las ganas de leer.

Esta manera de narrar puede parecer caótica pero ejecutada con precisión cómo lo hacen estos dos autores, consigue una historia bastante inusual. Si me gustaría añadir que, aunque la lectura es fluida en todo momento y no deja sensación de perderse nada, gana bastante con una segunda lectura en la que ya conoces la historia y se tienen las cosas más claras.

La historia tiene un tono marcadamente antibelicista. De hecho el título completo Matadero Cinco  o la cruzada de los niños participa de ello. Y es que al final, como en tantos otros conflictos armados, los que verdaderamente luchaban las guerras, la mayoría de las veces, tan solo eran niños arrancados de sus casas. Desde este punto de vista el cómic aborda lo que la guerra le hace a los combatientes que sobreviven. Esto se encarna de manera más evidente en el personaje protagonista. A pesar de contar con alienígenas da un punto de vista muy humano del conflicto desde dentro y todas las cosas (siempre negativas) que supone.

Una cosa que me parece especialmente reseñable del guion es lo rápido que North es capaz de presentar los personajes. Normalmente cuando en una historia presentan se presentan a los secundarios nuevos, cómo no suelen recibir toda la atención, lleva un tiempo entenderlos. Sin embargo aquí el guionista nos deja bien claros desde el principio los puntos esenciales de cada personaje que necesitaremos para poder seguir la historia.

Cómo ya he mencionado el cómic cuenta con una narrativa nada convencional. Y aunque pueda sonar confuso, Monteys se encarga de situar a la perfección cada viñeta haciendo que el lector sepa en qué momento de la vida de Pilgrim se encuentra. Para ello, se ayuda de una manera magistral del color que pone totalmente a su servicio para distinguir ambientes y circunstancias.

Entre los comentarios que he leído de este cómic, todos hacemos especial mención al dibujo y no es para menos, Monteys ha hecho un trabajo espectacular. Todo el arte del cómic es impresionante, pero más concretamente tiene un par de splash pages de la ciudad de Dresde que a mi me tienen enamoradísima. El color no se queda atrás y además de explotar al máximo su potencial expresivo es de un bonito que da gustito a los ojos.

En definitiva, es un cómic estupendo, con una historia que lejos de perfecta es humana. Con un North estupendo. Y un Monteys de sobresaliente. “Así fue y será.

"Todo era hermoso y nada dolía"

Matadero Cinco de Albert Monteys, Ryan North y Kurt Vonnegut, cartoné, 192 páginas a color. Edita Astiberri por unos estupendos 18 €.

¡Compártelo!
  • Autor de la entrada:
Matadero Cinco

Deja una respuesta