Cuando tienes una buena colección de cómics y lees bastante la gente jamás se atreve a regalarte libros, es un hecho al que muchos nos enfrentamos (y que me enfada bastante, pero no vamos a hurgar en la herida) y con el que nos ha tocado vivir a los lectores empedernidos. En mi caso intento sugestionar con mayor o menor éxito a mis amigos y familiares para que en fechas especiales (cumpleaños, Navidad, amigos invisibles, Sant Jordi…) caiga alguno que otro que me haga tilín para así poder aumentar mi colección y eterna pila de lectura que me acompaña en la mesita de noche. Supongo que debería darle las gracias a mi Secret Santa por haber escogido Ocultos y posibilitar esta reseña (moltes gràcies, Javi).

Laura Pérez, graduada en Bellas Artes, ha trabajado en el ámbito de la ilustración tanto nacional como internacionalmente para publicaciones y medios como The Washington Post, The Wall Street Journal o la casa Penguin. Pese a que Ocultos es su primera novela gráfica en solitario no es la primera vez que algo que lleva su nombre cae en mis manos y es que publicaría Náufragos en 2016, su primera obra, junto a Pablo Monforte con quién formaría un tándem perfecto y serían los ganadores del IX Premio Fnac Salamandra Graphic (algún día y cuando esté preparada hablaré de la tarde que pasé llorando al leerlo) llegando a ser editada en otros países como Italia y Francia.

Tal y como ha dicho en infinidad de ocasiones Pérez, Ocultos es un proyecto que roza lo experimental, ya sea en el campo de la narrativa como en el (maravilloso) apartado gráfico. La estructura se compone a partir de varias historias o arcos argumentales en los que pese a tener un tema en común que fácilmente podríamos catalogar como aquello misterioso o paranormal se podrían y se pueden leer perfectamente de manera independiente o incluso al revés, no creo que sea algo que perjudicara a su lectura (lo he intentado y os invito a probar). Y es que el aura misteriosa se acrecenta con un tipo de narración que confía más en la intuición y sensibilidad poética del lector, lo que nos permite extraer diferentes interpretaciones, reflexionar o plantearnos la realidad en la que estamos viviendo y nuestra propia existencia.

Además de estar plagado de guiños literarios y cinematográficos (David Lynch o Wong Kar-Wai por citar un par… ) que admiten segundas o terceras lecturas, la autora teoriza o se explaya mucho en el concepto de realidad por lo que algunos lectores más acostumbrados a que se lo den todo mascado pueden sentirse un poquito perdidos. Pero que esto no os preocupe, Pérez consigue en cada historia en la que andamos a tientas entre lo etéreo y lo literal posicionar diferentes estratos y es aquí cuando cada lector, y según su bagaje, sensibilidad o predisposición (y esta última parte creo que es bastante importante a la hora de enfrentarse a la lectura de Ocultos), pueda quedarse con la primera capa o más evidente (la punta del iceberg si nos ponemos metafóricos, vaya) o ir desmigando y descubriendo cosas que a simple vista pueden pasar desapercibidas.

El dibujo de Pérez es muy característico, formando parte de su esencia como artista y que converge a la perfección con el tono de sus historias donde hay un baile entre escenas más oníricas con lo que la realidad representa. Cabe destacar además que el formato del cómic es horizontal o apaisado con lo que se  potencia determinadas partes de la historia y se convierte en un arma de doble filo, por un lado nos sorprende ya que solemos estar acostumbrados a leer en vertical mientras que por el otro nos enamora con su dibujo y la paleta de colores escogida que vira más hacia los tonos fríos (a excepción de un toque de calidez en un par de momentos clave).

Mi única pega es que como siempre, se me queda corto pero por suerte algo me dice que el próximo proyecto de Laura Pérez me encandilará de la misma manera. Ocultos se convierte así en un debut de los que pisan fuerte, sumergiéndonos en un halo de misterio cotidiano y cercano al día convencional de cualquier humano del montón, planteando dudas y preguntas que… bueno, quién sabe si tienen una respuesta.

Un cartoné bien recio a todo color con 152 páginas por 18 € , publicado por la gente majísima de Astiberri.

 

 

¡Compártelo!
Ocultos

Deja un comentario

Cerrar menú