Publicado en 2004, Pollo con ciruelas es el retrato biográfico de los últimos ocho días de la vida de Nasser Ali Khan, músico virtuoso y padre de familia, que tras ver destrozado su amado tar (instrumento de cuerda de origen persa), y viendo que ningún otro podrá devolverle el placer de la interpretación, decide poner fin a su vida.

La historia nos sitúa en Teherán, a lo largo de unos pocos días del año 1958. El músico Nasser Ali se dispone a buscar un nuevo tar con el que reemplazar el que su mujer ha destrozado. Sin embargo, todos los instrumentos que prueba dejan mucho que desear para un virtuoso de la música como él. Por lo que, viendo que ningún tar podrá devolverle el placer de la interpretación, decide dejarse morir.

Nasser Ali en Pollo con ciruelas

La narración se centra entonces en la evolución psicológica del personaje. A partir de aquí, cada capítulo narra de forma independiente los ocho días que transcurren desde que decide dejarse morir hasta que muere. Se pasa así de una primera narración de focalización externa, a una segunda narración de focalización interna, que nos muestra los recuerdos y pensamientos más íntimos del protagonista, y nos permite entender por qué este instrumento de cuatro cuerdas se convirtió en algo tan importante, y por qué Nasser Ali decide acabar con su vida.

Al igual que ya hizo con Persépolis, Satrapi utiliza sus recuerdos familiares y se traslada a Irán para contar la historia de un amor imposible. El amor entre Nasser Ali y una joven cuyo padre prohíbe casarse. Describe con todo lujo de detalles la angustia y desesperación que experimenta un hombre que se condena a vivir en el pasado. Y lo hace mediante un estilo similar al ya mencionado en sus obras anteriores.

Adaptación cinematográfica de Pollo con ciruelas

Tras el éxito de la adaptación cinematográfica de Persépolis en 2007, con nominación al Oscar incluida; y el éxito de esta última novela, que en 2005 le concedió a su autora el Premio a Mejor Obra en el Festival de Angoulême, Pollo con ciruelas también ha sido llevada a la gran pantalla de la mano de Marjane Strapi y el director de cine Vincent Paronnaud. La diferencia con la anterior adaptación es que esta fue realizada con actores de “carne y hueso” en vez de con animación.

Cartel de la película Pollo con ciruelas

 

¡Compártelo!
Pollo con ciruelas

Deja una respuesta