Hoy, lunes 19 de octubre de 2020, se celebra la quinta edición del Día de las Escritoras. Esta iniciativa comenzó en 2016 a manos de la Biblioteca Nacional de España, la Asociación Clásicas y Modernas y la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias.

Como la vida a veces solo es un conjunto de casualidades, resulta que en el mismo año un grupo de twitteras se dieron cuenta de que no estaban leyendo suficientes autoras. Y así decidieron que en octubre, solo leerían autoras. De hecho de ahí nació la iniciativa #LeoAutorasOct con su propia web y cuenta de twitter.

A ambas iniciativas se van sumando cada año más lectores ¡pero no solo eso! También se unen librerías, bibliotecas y medios haciendo que cada año sea un poquito más numerosa y consiga llegar a más gente.

Habrá a quién le parezca que en este 2020, año de pandemia, quizá no sea necesario tener un día o incluso un mes entero dedicado a leer autoras. Pero sí analizamos un poco los catálogos de las editoriales, y además hacemos autocrítica revisando nuestras propias estanterías, no nos costará darnos cuenta de que necesitamos incluir autoras de manera urgente.

Si, Ramón, tu estantería necesita autoras.

Mi propósito es evidenciar este problema que no solo sacude nuestras estanterías, sino que parte de la raíz de la industria: las editoriales. Y es que si no se contrata, se produce o en general, se da voz a las mujeres es muy complicado que lleguen al consumidor. Para ello, he cogido el catálogo de tres de las principales editoriales estadounidenses y os traigo los datos para que vosotros mismos podáis sacar las conclusiones pertinentes.

Antes de empezar con los datos.

Quiero establecer el método que he seguido para recopilar esta información. El período: todas estas obras fueron publicadas en enero de este año. Se trataba de consultar una época cercana a la fecha pero con el suficiente margen para encontrar suficientes datos. El formato: para este cometido no se ha contado con reimpresiones o recopilaciones, es decir, solo hay números únicos/grapas. Y por último, me gustaría aclarar que no soy nadie para asignar géneros a las personas, por lo cual he consultado en todos los casos tanto biografías como las propias cuentas en redes sociales de los autores para establecer cómo suelen referirse a ellos. En algunos casos esto ha sido imposible de encontrar por lo que lo he dejado como no establecido.

En cuanto a los campos valorados, como se trata de un medio gráfico no sería justo valorar solo a las autoras como encargadas del guión, o escritoras. Pero tampoco me era posible valorar todos los aspectos. Por tanto, elegí los siguientes: protagonista, guionista, dibujante y colorista. Creo que las demás especificaciones quedan claras para lectores habituales, pero me gustaría delimitar la de protagonista para que entendáis mi criterio. Muchas de estas series, como es lógico, no cuentan con único protagonista por lo que en el caso de, por ejemplo, los supergrupos he considerado que con que hubiera al menos un personaje femenino me bastaba para este propósito. Espero que os resulten suficientes estos datos.

Y sin más preámbulos, estamos preparados para pasar a la acción.

Los datos

En Marvel, encontramos las siguientes cifras:

Durante enero de 2020 se publicaron un total de 83 series. De las cuales, 39 tienen protagonista masculino. 38 cuentan con al menos una mujer protagonista. Y 6 no he podido establecer los protagonistas. Nada mal para empezar ¿verdad?

En estas series, hay un total de 92 guionistas (porque como ya sabéis los cómics a veces no los escribe una unica persona). De esos 92, 73 son masculinos. 16 son femeninas. 1 no lo he podido establecer. Y 2 son no binarios.

Los dibujantes, en total son 97. Entre ellos, 90 masculinos. 6 femeninos. Y 1 que no he podido establecer.

Por último, pasamos a los coloristas. En total son 91, 77 masculinos. 13 femeninos. Y que no he podido establecer.

Pasamos a DC.

Se publican en enero un total de 70 series. Los protagonistas están valorados de la misma manera, tenemos: 30 masculinos. 34 femeninos. Y 6 que no he podido establecer.

En cuanto a los guionistas, tenemos un total de 78. 66 masculinos. Y 12 femeninos.

En dibujantes tenemos un total de 88, 79 señores y 9 señoras. De los 74 coloristas, 59 son masculinos, 8 femeninos y 7 no he podido establecer.

De los 74 coloristas, 59 son masculinos, 8 femeninos y 7 no he podido establecer.

Por último, vamos con Image.

En enero publican 42 números. De estos, 11 protagonizados por personajes masculinos, 20 por femeninos y 11 que no he podido establecer (la web de Image ha sido un infierno para comprobar esto espero que puedan perdonarme).

Con un total de 49 guionistas: 44 masculinos, 5 femeninos. En cuanto a dibujantes tenemos 43: 37 masculinos, 5 femeninos y 1 no binario.

Por último, los coloristas son 42: 33 masculinos, 7 femeninos, 1 no binario y 1 que no he identificado.

Creo que con estos datos habéis podido comprobar por vosotros mismos que el problema en la industria del cómic es más grande de lo que podíamos imaginar. Y afecta en todas las editoriales (casi) por igual.

Me gustaría despedirme poniendo un énfasis especial en la gran diferencia que encontramos entre las series con al menos un personaje femenino protagonizando, frente a los escasos de mujeres a los guiones o los lápices. Y es que viendo esto no puedo evitar acordarme de las Guerrilla Girls, un colectivo anónimo que lucha por la inclusión de mujeres en el circuito artístico. Una de sus proclamas más famosas es “Do women have to be naked to get into the Met. Museum?”(1989) o “¿Tienen que ir desnudas las mujeres para entrar en el Metropolitan Museum?”.

Y es que el problema es el mismo, en el Met (por seguir con el ejemplo de las Guerrilla) el 5% de las obras expuestas eran de artistas femeninas. Pero el 85% de las piezas de ese mismo museo mostraba personajes femeninos desnudos.
Con los comics, al parecer pasa lo mismo, encontramos una bajísima (alarmantemente baja) cantidad de mujeres a los guiones o los lápices mientras que si vemos un gran porcentaje de series con personajes femeninos.

En fin, no se que os ha parecido todo esto pero os puedo asegurar que a mi no me ha dejado nada tranquila. Espero haberos convencido de celebrar el Día de las Escritoras. Un saludo, bebed agua y LEED SEÑORAS.

¡Compártelo!
  • Autor de la entrada:
Ramón, tu estantería necesita autoras. Un análisis de las principales editoriales norteamericanas

Deja una respuesta