Puerto de Génova, Italia. El Postdam, un barco de pasajeros con destino a Oriente Medio, enciende las chimeneas y pone en marcha los motores. Una joven pareja sube corriendo la pasarela, abarrotada de gente que trata de huir de Europa. Son los últimos coletazos de 1938, y Hitler domina por completo Alemania, apunto de empezar la que se convertiría en la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, lejos de las trincheras, otros luchan sus propias batallas, en un exterminio contra el pueblo judío que no dejaba nada a su paso. Las amarras se sueltan, y el barco zarpa hacia China; aquí, empieza el sueño de Shanghái.

Tengo cierta debilidad, cuando se trata del cómic europeo al uso (más allá del juvenil, como Asterix o Imbatible, o de la genial Blacksad), por los de ciencia ficción o los históricos. Ambos tienen un problema de base que, de hecho, determina si se trata de un título propenso a acabar en mi estantería: el qué, el cómo, el cuándo y el por qué. Quizás en un cómic ambientado en un futuro lejano estos elementos no son tan importantes (cualquier cosa es posible), pero para una obra histórica… cuidado.

Además, no voy a mentir, me encanta el cine, así que la unión entre historia y arte a mi ya me tenía ganado.

Shanghai-Dream-ponent-mon-comic-reseña-4

Shanghai Dream tuvo una capacidad innata para atraer. Ambientado durante la Segunda Guerra Mundial, el cómic nos narra la historia de Bernhard e Illo, una joven pareja judía afincados en Berlín que trabajaban en un estudio de cine y que ahora intentan, por todos los medios, conseguir que produzcan su último guion. Sin embargo, el canciller ya domina por completo el país y los judíos cada vez lo tienen más complicado. Las protestas y los disturbios se propagan por las calles, y el miedo forma parte de su día a día.

Desesperados, intentarán huir de Alemania por cualquier medio posible hacia Oriente, en una carrera desesperada por conseguir cruzar la frontera antes de que sea demasiado tarde. Pero los viajes tan largos pocas veces suelen acabar bien, y las garantías de que no haya problemas cada vez son menores…

Shanghai-Dream-ponent-mon-comic-reseña-2

Trasladar el conflicto de la zona occidental, que tanto conocemos y que tantas veces hemos visto en infinidad de obras, hacia un territorio más inexplorado como oriente (no olvidemos que fue una guerra mundial), genera una visión mucho más interesante de un conflicto tan manido y tantas veces explorado.

El guion de Philippe Thirault consigue dos cosas muy importantes: que seamos capaces de seguir los acontecimientos históricos sin mayor problema, haciéndonos participes de ellos, y unos personajes tridimensionales a los que se agradece ver en este tipo de obras. Illo y Bernhard no son perfectos, ni mucho menos, y cada uno de ellos hará lo posible por hacer lo que crea correcto. No hay un plan trazado, ni un destino final, sino un aquí, y ahora. Saben mentir, saben equivocarse, y saben que es lo correcto.

Shanghai-Dream-ponent-mon-comic-reseña-3

El único problema en cuanto al argumento es, según lo veo, la limitación del espacio para contar la obra. Esta edición integral incluye los dos álbumes originales en los que se contó la historia, Éxodo 1938 y En memoria de Illo, pero creo que se hubiese agradecido un tercero, sobre todo porque es una lástima que se resienta la parte final del primero al intentar contarnos tantas cosas que, maldita sea la suerte, tienen su interés y su importancia vital en la historia y, por lo tanto, no son omisibles.

Por lo que respecta al dibujo del portugués Jorge Miguel, es increíble como saber jugar con las luces y las sombras y generar atmósferas increíbles. Los álbumes europeos, si tienen alguna cosa, son un dibujo excepcional, y se agradece que se editen en este formato mayor para ser capaces de apreciar todos los detalles.

Shanghai-Dream-ponent-mon-comic-reseña-1

En definitiva, si buscas un cómic europeo histórico, que revisione uno de los principales conflictos de la humanidad, pero abordándolo desde otro punto de vista que le dé una percepción mucho más interesante, con un argumento que te atrape y un dibujo espectacular, Shanghai Dream es tu cómic. Y te lo digo yo, que me lo leí de una sentada.

Shanghai Dream, de Thirault y Miguel, editado por Ponent Mon en una edición integral de 112 paginazas a todo color, por 25€.

¡Compártelo!
Shanghai Dream

Deja una respuesta