Desde que Astiberri anunció Todas nosotras como una de sus novedades, me moría de ganas por leer este cómic. Las expectativas estaban muy altas y sin duda las ha sobrepasado.

Elizabeth Casillas se ocupa del guion, que está basado en las entrevistas que realizaron ella misma, Itxaso Díaz e Higinia Garay a las mujeres que protagonizan el cómic, mientras que el dibujo corre a cargo de esta última.

Todas nosotras nos traslada a la cruda realidad de las mujeres que viven en El Salvador, país situado en América Central. Allí el aborto tiene una de las penalizaciones más duras del mundo, condenando a las mujeres que lo sufren tanto voluntaria como involuntariamente a entre 30 y 40 años de cárcel. Allí el aborto se considera un homicidio agravado.

Todas nosotras

En Todas nosotras conocemos los testimonios de cuatro mujeres: Mariana, Cinthia, María Teresa y Elsi, aunque son muchas más mujeres las que han sufrido y siguen sufriendo esta gran injusticia. “Todas nuestras historias, son una historia” , nos cuentan al principio del cómic múltiples mujeres. Mujeres humildes que han sido juzgadas, criminalizadas por haber sufrido un aborto. Al despertar, tal y como cuentan, ya las señalaban, las criticaban y les llamaban asesinas.

Ninguna de estas mujeres tiene las de ganar porque, como decía, son muy humildes. La vida después de la cárcel es muy difícil para ellas porque no pueden volver a sus pueblos, no encuentran trabajo fácilmente y tienen que soportar constantes críticas y desprecios. “Fui condenada por un delito que nunca cometí’’, relata María Teresa, la primera mujer del mundo en obtener el asilo. A pesar de poder hacer una nueva vida en Suecia, María Teresa sigue sin ser libre porque hay muchas mujeres cuyos derechos están siendo violados en este mismo momento.

El guion de Casillas está muy bien expuesto y construido. A la misma vez es informativo y documental, pero no deja de ser muy emotivo. Personalmente no conocía mucho sobre la historia del aborto en El Salvador, pero este cómic me ha hecho conocer una realidad triste, desoladora, injusta. Se transmite muy bien el sentimiento de impotencia, pero yo he visto un halo de esperanza y sobre todo, mucha sororidad frente al Estado machista de El Salvador. El hecho de que hayan decidido hacer un relato coral en vez de individual aporta mucha esencia a la historia. Además, al contarse en primera persona la autora logra que empaticemos con estas mujeres y nos pongamos en su piel.

Todas nosotras ilustración

Por otra parte, cabe hablar de la extraordinaria labor que realiza Higinia Garay en el apartado gráfico. Todas nosotras es una explosión de color. Ha sido una muy buena elección haberle dado estos colores tan vibrantes a la historia, los colores de la tierra donde nos traslada la historia. El estilo de narrar de Garay es muy ágil y dinámico, alternando un estilo de viñetas más clásicas con un estilo más rompedor que nos dirige la mirada por las páginas del libro. La historia de cada mujer se divide por los años en los que han pasado en la cárcel y una pequeña presentación del personaje, realizando así un muy buen trabajo haciendo que el lector no se pierda.

Un recurso que utiliza Garay en la historia es la ruptura de la cuarta pared. Esto hace que se apele directamente al lector y que se implique más en la historia, siendo también un guiño al género documental y a la labor que han hecho las dos autores recolectando estos relatos.

Todas nosotras paz

Por último, el epílogo cambia de color a blanco y negro, recordando al estilo de Marjane Satrapi en Persépolis. Aquí las autoras nos cuentan la historia de El Salvador y el aborto rompiendo nuevamente la cuarta pared y en primera persona, ya que ellas mismas visitaron el país en repetidas ocasiones.

El aborto debería ser un derecho indudable y todas las mujeres de cualquier condición deberían tener acceso a él. No obstante, El Salvador no es el único país donde se criminaliza a la mujer por abortar. Países como República Dominicana, Andorra, Malta o Polonia todavía tienen prohibido el aborto. A pesar de que en en España se aprobó la ley del derecho al aborto en 2010, el tema siempre está en continuo debate y todavía se sigue cuestionando.

En resumen, os recomiendo muchísimo este cómic por los testimonios y la realidad tan cruda que relata y porque las autoras realizan un trabajo excelente tanto en el guion como en el dibujo. Os dejo también el enlace donde podéis ver el documental que realizaron sobre este mismo tema, llamado Las mujeres decididas.

Todas nosotras, cartoné, 64 paginas, de Elizabeth Casillas en el guion e Higinia Garay en el dibujo. Publica Astiberri a 13€.

¡Compártelo!
  • Autor de la entrada:
Todas nosotras

Deja una respuesta