Amber: quiere ser punk y su mama no le deja. Así es, ella que no ha escuchado una canción punk en su puñetera vida ha leído este cómic y ahora sueña con serlo

.Amber quiere ser punk y su mamá no le deja

Pero vamos a ponernos serios que yo he venido aquí a hablar de este libro.

Teodoro Hernández es un enterrador de La Rioja. Bueno, igual ahora me he pasado de directa pero que conste que esto es verdad. ¿Y qué más hace Teodoro Hernández? Pues veréis, ser punk. Muy punk, si me preguntáis a mi que no tengo ni idea de esto. El propio dibujante confiesa que desde su adolescencia forma parte de los movimientos tanto punk como anarquista.

Si me dejáis procedo ya a la parte de su biografía que nos trae aquí. Y es que ElreydeEspaña (es su antiguo seudónimo que no utiliza desde hace más de 15 años pero me vais a perdonar que use sólo por esta vez) colabora en fanzines y tiene el suyo propio, Fanzine Miguel.A Miguel el punk le aburre y piensa en abandonarlo

Ya tenemos la información suficiente para destripar Todo lo que os gusta me hace daño. Pepitas de calabaza nos trae este álbum, recopilación que incluye las obras seleccionadas por el autor y sus editores. En él podemos encontrar fanzines y tiras que ha publicado el propio Teodoro Hernández desde que utiliza su nombre real.

Las piezas que componen esta selección salen de lo más profundo de su ser. Y es que, si bien el autor es punk y anarquista, y eso no se puede omitir, aquí tira de sensibilidad no para tratar esos movimientos como finales, sino como caminos. A Teodoro la vida no le hizo ser punk, o si tampoco puedo saberlo, pero viene a contarnos, de forma rápida y concisa, qué han supuesto estos colectivos en su día a día. Y es que por mucha convicción y ganas que le tengas, nunca vas a encajar al 100% en una etiqueta. Pero si aún así decides aferrarte a ella convives cada día con sus contradicciones y el cómo afecta al resto de facetas de tu vida.

Son estos caminos, y el crecer con las ideologías y convicciones de fondo lo que más he extraído de esta obra. Y es que cuando ser un punki de largo recorrido, para Teodoro, implica enfrentarse a las la deconstrucción constante (que siempre viene bien).

Así pese a tratarse de un formato tan corto de espacio y dimensiones, el autor lo aprovecha al máximo. Con poco texto y trazo crudo y contundente ilustra desde situaciones que presumo de la vida real, hasta otras ficticias siempre con este punto de que todo es más profundo de lo que sus muñequitos dejan entrever.Me gusta la vida sencilla

Algunas de las historias llegan a la rabia y era algo que no me sorprendió porque, la ya mencionada crudeza de la tinta de Teodoro la encarna a la perfección. Sin embargo, me pilló totalmente desprevenida y con la guardia bajada la ternura y el cariño. Sobre todo, lo sincero y cariñoso que es con sus personajes femeninos fue una sorpresa muy grata (y es que por desgracia nunca hay que dar esto por sentado). Aunque todas las posturas del autor parecen estar tratadas desde el cariño y el respeto, he observado un par de fetichizaciones que en lo personal me han dejado un poco fría.

En el apartado gráfico el autor se ha hecho con estos muñecos y no le hace falta ni ponerles brazos para que, junto con el texto, expresen lo que él quiere. Me resulta francamente sorprendente (y me quito el sombrero ante el artista) cómo con tan poco texto el autor es capaz de reflexionar sobre temas, que si bien pueden no ser sesudos, son totalmente profundos. Y es que con estas armas de las que se sirve, Teodoro se lanza (con éxito, por supuesto) a analizar situaciones cómo la de la mujer en el contexto del punk. Otra cosa totalmente meritoria que hace es analizar sus relaciones, cómo se relaciona el propio autor con los demás y con sus ideas en general.

Por ultimisimo quiero mencionar una cosa y es que probablemente si no lo hago reviento. Y es que Todo lo que os gusta me hace daño tiene uno de los mejores prólogos que he leído nunca. Normalmente esta parte de la obra me es indiferente porque lo que quiero es empezar con la historia YA. Pero en este cómic me parece un acercamiento estupendo al autor, realmente útil para saber a qué nos vamos a enfrentar después y sentar expectativas.

Fim.Fim

Todo lo que os gusta me hace daño  de Teodoro Hernández, 224 páginas en blanco y negro. Editado en rústica con solapas por Pepitas de calabaza.

¡Compártelo!
  • Autor de la entrada:
Todo lo que os gusta me hace daño

Deja una respuesta