Breaking News

Watchmen

Hoy vamos a hablar de un comic mundialmente conocido, Watchmen, que tiene casi tantos simpatizantes como detractores a lo largo del mundo. Watchmen vio la luz por primera vez en el año 1986. A día de hoy continúa siendo una venta segura y una de esas obras clásicas que, sin duda, te recomendará mucha gente para iniciarte en el maravilloso mundo de los comics.

A pesar de haber ignorado esta recomendación durante años por mis prioridades personales, hace unas semanas me decidí a comprarlo, ya que, en realidad, le tenía muchas ganas. Fue un gran acierto. Si bien es cierto que en su día vi la película y no me convenció demasiado, ni tampoco recordaba mucho, la compra la estaba haciendo un poco a ciegas. Como digo, no recordaba casi nada de la película. Además, aunque sea recomendación habitual nunca se me dejó claro, ni yo investigué, cuál era la trama original. Por tanto, mi idea se reducía al concepto de superhéroe de la época, dándole una vuelta de tuerca que me hacía pensar más en la novela de ‘The Boys’ que en el comic del que hablamos.

Llegados a este punto pasaremos a hablar de los autores de la misma. A cargo del guion tenemos a Alan Moore, cuyo trabajo habla por sí solo haciendo innecesaria una carta de presentación muy extensa. Dave Gibbons fue el encargado de realizar los dibujos y John Higgins el que hizo el entintado. Watchmen fue un claro cohete potenciador del reconocimiento global de sus tres autores, aunque Moore resuena exponencialmente más, Higgins y Gibbons también consiguieron llegar a trabajos para las dos grandes editoriales como son Marvel o DC.

Antes de continuar con la lectura debes saber que en este post se hablará de la trama principal y de los personajes libremente, o lo que es lo mismo, puedes encontrarte con algún spoiler. Dicho esto continuamos.

Todo comienza con la misteriosa muerte de uno de los personajes principales, que parece no importarle a demasiada gente excepto a un tipo con una gabardina, un sombrero y una máscara un tanto extraña que tiene una brillante habilidad para colarse en casas ajenas.

Tomando esto como punto de partida, algo que en lo personal he valorado positivamente, iremos conociendo diversos personajes que irán entrando y saliendo en escena según lo requiera el guion. Además siempre tendremos de fondo el temor real a una posible guerra ya que estamos hablando de una época en la que continuaba la guerra fría.

Probablemente el personaje con el que más me ha costado empatizar ha sido con el Doctor Manhattan. Cumpliendo con el propio arco de transformación del personaje, pasa de ser una persona a ser un ente difícil de entender biológicamente hablando. Su transformación pasa por un conocimiento absoluto de prácticamente todo pero aún conserva sus recuerdos, esos que hace que el mismo sea consciente de su cambio y pueda ver como se enfrentaba antes a ciertas circunstancias de la vida y como lo hace ahora. No obstante, aunque es conocedor del distanciamiento emocional que esto le puede provocar con algunos personajes, él se acepta tal y como es y no se fuerza a ser de otra manera. A pesar de ello sabe que la voz de la razón y de la ética pertenecen a su exnovia Laurie.

Precisamente es ella la que interpreta esa unión entre el mundo que se representa y un posible desenlace digno de cualquier superhéroe. Sin olvidarnos de sus propios problemas, del pasado y del presente. Laurie es un personaje fuerte que busca convertirse en quien ella quiere ser superando todo aquello que intentaron imponerle desde niña.

Ella y Búho Nocturno serán la pareja de superhéroes que predican el bien para con su ciudad, por mucho que la den por perdida. Por otro lado Ozymandias es otro personaje con el que me ha costado empatizar. Si bien es cierto que se me torna como un personaje un poco tedioso, considero muy interesante el dilema moral que plantea en el desenlace del cómic.

Por supuesto que no podemos hablar de Watchmen sin hablar de Rorschach. Con una historia propia, que es muy difícil que te deje indiferente, entendemos cuáles son sus intenciones, mientras que el diario nos enseña su madurez, preocupaciones… y nos ayuda a crear un mapa de sus propias sospechas, sin las que nosotros como espectadores estaríamos leyendo completamente a ciegas, además de hacernos una ligera idea de cómo están funcionando las relaciones entre los personajes principales, desde su punto de vista.

Antes de finalizar no quería pasar por alto el hecho de que hicieron un comic dentro de otro comic para expresar el miedo colectivo generalizado de la época y los pensamientos de paz a los que puede recurrir cualquiera en este tipo de situaciones, gracias a las conversaciones del kiosquero con sus clientes. Una forma muy hábil de transmitir la esencia del pensamiento estadounidense de la época.

Si por algo destaca este cómic, en mi opinión, más allá de una trama mimada que se toma su tiempo para llegar al espectador y que no tiene prisas a la hora de mostrar varias ideas diferentes, es por su entintado, color y narrativa, un combo que supieron explotar al máximo para que todo marco conceptual de la obra quedase claro, dejando unas sutiles pinceladas en un segundo plano para las futuras relecturas.

¡Compártelo!

Check Also

Vigilante: La cruzada del antihéroe

Desde hace años he sido fan del Arrowverso (o CWverso), sobre todo de sus primeras …

Deja una respuesta