1986. DC Comics termina de publicar la serie de doce números que supondría el primer evento en transformar el universo de los superhéroes en el cómic: Crisis en Tierras Infinitas.
1987. Superman reinicia numeración para adaptarse a los eventos sucedidos en las Crisis con John Byrne a las riendas del proyecto. Batman, por otro lado, decide mantenerla, y directamente redefinir los orígenes del personaje. Cuando se reunen para decidir que guionista llevará a cabo esa tarea tan importante, un único nombre ocupa la mesa: Frank Miller, el hombre detrás de El regreso del caballero oscuro. Así pues, en los números 404 a 407 de la serie regular de Batman, Miller y Mazzucchelli daban a conocer al mundo el origen de Batman, una formula repetida hasta la saciedad en los años posteriores utilizando incluso el mismo estilo en el título. Así empieza Batman: Año Uno. #frankmiller#davidmazzucchelli #dccomics#batman #añouno #eccediciones#reseña

Año Uno está centrada en el personaje de James Gordon. Él es el principal protagonista, y la mayor parte de la carga narrativa de la historia recae en sus hombros. Gordon llega a una Gotham corrupta, destruida, oscura, e intenta mantenerse en su posición de hombre correcto. Pero esta es una historia adulta, y en las historias adultas los personajes titubean, se equivocan, no son perfectos.

La cantidad de información con la que Miller bombardea al lector es apabullante. Solo tiene cuatro grapas para contarnos muchas cosas, así que la información se apelotona, reflejando los pensamientos de los personajes. El dibujo de Mazzucchelli es atractivo, sencillo, limpio, nada que ver con el bocetado de Miller, y creo que a esta historia le hace muy bien el cambio.
Otras recomendaciones: como hemos dicho anteriormente, los Año Uno se trasladaron al resto de personajes: Wonder Woman, Robin, Catwoman… Peeeero nos quedaremos con Batman: Tierra Uno, una especie de reinicio del personaje en otra tierra, una realidad alternativa. El universo de las Tierra Uno también es muy interesante, y dio mucho juego para poder experimentar con los personajes clásicos. Sin embargo, esa ya es otra historia.

¡Compártelo!
Batman – Año uno

Deja una respuesta