Hoy comenzamos con una serie de 12 reseñas, que coinciden con los mismos numeros de la obra “Chew”, con John Layman al guión y Rob Guillory al dibujo. Habiendo recogido dos premios “Harveys” y un premio “Eisner” como mejor nueva serie.

En el primer número descubriremos al protagonista Tony Chu, siendo su apellido un claro guiño onomatopéyico (espero no haberme inventado esta palabra) al don, talento o mas bien enfermedad, no sé muy bien como definir esa extraña habilidad propia del personaje, que le hace averiguar cualquier cosa sobre la que hinca el diente, ya sea una manzana, un filete de ternera o el brazo de su vecino.

Y como no podía ser de otra forma, Chu es policía y de la D.E.A., pero no como la conocemos actualmente, y es que esta unidad policial no investiga delitos relaciondos con sustancias estupefacientes sino delitos relacionados con el tráfico avícola (Sí sí, de aves) y en esto radica el sentido de la obra ya que se trata de una ucronía, en un mundo paralelo al nuestro que se desvía precisamente en el momento que surge la gripe aviar, con un resultado totalmente diferente al que vivimos.

En este mini tomo de 5 números nos presentan la historia principal, personajes que posteriormente serán importantes, algunos con otros “talentos” tan extravagantes como los de nuestro protagonista y sin olvidarnos de unos toques de humor que te contagian y que te harán reír de verdad, o al menos conmigo lo han conseguido.
El dibujo igualmente es muy divertido y perfecto para este tipo de historia, caricaturesco y exagerado en sus lineas que te acompaña durante la lectura.

Este es el primero de un total de 12, y os podemos decir que tiene muy buena pinta. Chew tiene que formar parte de tu estantería si quieres leer una serie desgarbada, divertida y muy original.

¡Compártelo!
  • Autor de la entrada:
Chew #1

Deja una respuesta