Cosmonauta (del ruso kosmonavt, de kosmo- ‘cosmo-‘ y -navt ‘-nauta’): Persona que tripula una astronave o que está entrenada para este trabajo.

Viajar por el espacio es uno de los sueños modernos del hombre. El vacío tiene algo que atrae a la humanidad, más allá de lo estrictamente ortodoxo como qué hay más allá, o si hay habitantes en otros planetas. Un sueño que hoy en día apenas hemos rozado con los dedos, y que tantas otras veces hemos tenido que volcar en la ficción: El viaje a la luna de Jules Verne, y más tarde, el de Méliès; El juego de Ender, de Orson Scott Card; 2001, de Kubrick; Cowboy Bebop, de Shinichiro Watanabe.

Pero, como bien dice la solapa trasera de Cosmonauta (Pep Brocal, 2017), lo malo de una road movie espacial es que los paisajes se vuelven monótonos a partir de la página 5. Un vacío constante, entre estrella y estrella, que no da otra opción más que, en lugar de mirar hacia fuera, hacerlo hacia el interior de uno mismo.

La historia

COSMONAUTA-PEP-BROCAL-ASTIBERRI-RESEÑA-COMIC-1

Cosmonauta nos cuenta la historia de Héctor, un cosmonauta que lleva 342 años surcando el espacio en una diminuta capsula en la que apenas cabe y con la única compañía de Nic, un procesador Intelik 9.2 de Niccan, última generación. A través de las 172 páginas que dura el cómic Pep Brocal nos mostrará, más que los misterios del espacio sin resolver, la clase de vida que llevó Héctor antes de embarcarse en la misión (y, probablemente, sin resolver también).

Así pues, desde la infancia de Héctor, hasta el motivo del inicio de su viaje, Cosmonauta nos hará viajar por los recovecos de la mente de nuestro protagonista. De esta forma se construye todo un auténtico personaje al que cada vez le veremos más defectos… hasta que lleguemos al final del cómic y lo cerremos con la sensación de que, al igual que Héctor, nosotros también hacíamos un viaje.

Mucha atención, lector, cuando avances por las páginas de Cosmonauta. Párate, lee bien todos los textos, y observa bien todos los dibujos; al final, lo agradecerás. No porque sea un cómic complicado de entender, sino por qué, al terminarlo, sentirás una especie de realización que pocas obras consiguen transmitir. Empápate de la vida de Héctor, y disfrutaras el doble de su tramo final.

Estilo, dibujo y color

COSMONAUTA-PEP-BROCAL-ASTIBERRI-RESEÑA-COMIC-2

Ya os hablábamos del estilo de Pep Brocal en nuestra reseña de Mascotas, espíritus y otros prodigios del Inframundo. Al echar un vistazo al cómic por encima pronto nos daremos cuenta de que utiliza dos colores predominantes, que irá variando en función del tiempo de la narración; azul para el presente, rojo para el pasado… y una mezcla de ambos para los momentos compartidos.

Una de las virtudes del dibujo de Brocal, además, es la personalidad que desprenden sus personajes (valga la redundancia). Con muy pocos elementos, y de un solo vistazo, somos capaces de distinguir de quien se trata. Quizás sea su nariz, su bigote, o sus músculos de orangután; siempre, siempre, hay algún rasgo característico. Además, con el paso del tiempo (y de las páginas) rejuvenece o envejece personajes a voluntad, y seguimos conociéndolos igual que la primera vez.

COSMONAUTA-PEP-BROCAL-ASTIBERRI-RESEÑA-COMIC-3

En este Cosmonauta, además del uso de las “splash pages” o de las páginas sin viñetas (pero con elementos de acción diferenciados), también destaca la repetición del plano dentro de la misma página. El autor lo utiliza tanto para marcar la monotonía del espacio donde está atrapado Héctor, como para darnos la sensación de “cárcel” en una conversación de la que una de las dos personas claramente quiere escapar. Recursos narrativos como estos, esparcidos por todo el cómic, que hace que se lea rápido, del tirón, y que se disfrute. Cada cambio de página es una sorpresa.

Un Cosmonauta en el espacio

Las estrellas siguen siendo el gran desconocido. Millones de puntos, a años luz de distancia, que nos observan en silencio. Una meta que, hoy en día, aún nos parece inalcanzable. Pero igualmente de inaccesible era para Verne la Luna cuando viajo a ella con un grupo de científicos, y apenas 100 años más tarde Neil Armstrong plantaba la bandera en su superficie. La ciencia ficción es fantasía hasta que se convierte en ciencia. Y para ficción, nada mejor que Cosmonauta.

COSMONAUTA-PEP-BROCAL-ASTIBERRI-RESEÑA-COMIC-4

Cosmonauta, de Pep Brocal, 176 páginas, color, por 16€, de Astiberri Ediciones.

¡Compártelo!
Cosmonauta, de Pep Brocal – Reseña

Deja una respuesta