Jamás pensé que llegaría el día donde leyera y disfrutara un western hasta que Coyote Doggirl formó parte de mi pila gigantesca de lectura este verano. Aunque sea un género con el que no comulgue mucha gente y en el que generalmente me suelo incluir, CD es la primera obra publicada al castellano por la autora siendo una especie de puente entre el humor y la personalidad de Lisa Hanawalt, quien escribe y dibuja un western que algunos tildan de feminista, sobre la superación de un trauma y el autodescubrimiento. Probablemente Hanawalt sea más conocida por su faceta televisiva al formar parte del equipo como productora en series como BoJack Horseman o como creadora de Tuca y Bertie, ambas disponibles en Netflix, aunque es poseedora de dos Ignatz Awards.

Coyote Doggirl, mitad coyote y mitad perra, juega con los tópicos del cine (e historias) de vaqueros y les da un girito. En vez de ser una solitaria que pretende buscar venganza o justicia, nuestra protagonista solo quiere que la dejen tranquila en su casa que comparte con su caballo Rojo. La historia sigue el arquetipo estándar de cualquier cuento occidental típico: forajidos con armas y tendencia al gatillo fácil, nativos, numerosas puestas de sol, accesorios con flecos larguísimos…

Se trata de una lectura divertida e irreverente, hasta que no lo es. Coyote está huyendo de tres hombres, aunque en un principio no nos dice porqué y solo presenciamos su huida y rescate a manos de un grupo de lobos nativos. A modo de flashback y mientras se recupera de unas heridas, cuenta que ha desencadenado esta persecución retratando otras de las características de los westerns tradicionales; la misoginia y la violencia contra las mujeres. Es un momento altamente catártico, donde encuentra la empatía de los lobos permitiendo su avance en la historia y en propia vida.

Parte del encanto de la obra es el uso de las acuarelas por parte de Hanawalt, donde cada página es una experiencia sensorial. Decide usar un fucsia brillante para la protagonista, adaptando el color al estado de ánimo por lo que podemos apreciar la oscilación entre los colores desde los más pasteles hasta otros vibrantes y chillones según vamos pasando las páginas con un dibujo al que ya nos tiene de sobra acostumbrados por sus diseños e historias anteriores.

De la misma manera que BoJack, CD es la antiheroína del relato: una superviviente que habla rápido, se distrae con facilidad y está a sus cosas. Los valles indómitos y las interminables puestas de sol jamás habían tenido a una protagonista tan peculiar como Coyote en este relato hilarante y desgarrador a partes iguales.

Tapa dura, un color fantástico, 152 páginas, por Astiberri. 18€.

 

 

 

¡Compártelo!
  • Autor de la entrada:
Coyote Doggirl

Deja una respuesta