Durante muchos años lo que yo supe del Bloody Sunday fue el estribillo que gritaba, cerveza en mano, cuando ponían a los U2 por los bares. Mi aprobado raspado en inglés me hacía no tener ni pajolera idea de lo que Bono y los suyos querían contarnos, y tampoco voy a engañaros; un sábado noche, con 17 años y mis colegas… me importaba un carajo. Yo solo me limitaba a gritar “Sunday bloody Sunday!” como si me fuese la vida en ello.

Luego van pasando los años y, contra pronóstico, todo lo que no me interesó aprender en mis años académicos me apetece hacerlo ahora.

Veréis, en 2019 Norma sacó el “Giant” de Mikael, un cómic que protagoniza un irlandés grandullón que perteneció a la banda terrorista IRA , y que tuvo que escapar al New York de los primeros rascacielos. Un cómic que a mí me tocó muy mucho la patata. “Giant” transcurre a principios de los años 30, diez años después de lo que lo hace “Croke Park”, así que me dije que me gustaría averiguar un poco más de lo que estaba ocurriendo por la verde Irlanda para que aquél tipo cambiase la Guinness por las vigas de acero.

En “Croke Park” los autores, Sylvain Gache y Richard Guerineau, utilizan el encuentro de rugby de las Seis Naciones de 2007 entre Irlanda e Inglaterra para narrarnos la masacre de Croke Park en el Bloody Sunday de 1920. Así pues durante todo el tebeo asistimos a dos historias entremezcladas.  Una dentro  de un contexto  actual y otra enclavada en plena guerra de independencia irlandesa.

Estamos en el Dublín de  2007, en un pub con unas Guinness, casi puedo adivinar a los Thin Lizzy a todo trapo, antes de un partido del Seis Naciones de rugby entre Irlanda e Inglaterra. No es un partido cualquiera, es un partido que remueve conciencias, de piel de gallina. Es un partido en el mítico estadio gaélico de Croke Park. En el bar tenemos a un francesito suspenso en historia Irlandesa al que van utilizar para contarnos, una historia.  Porque ni tú ni yo sabemos qué de especial tiene Croke Park. Porque ni tú ni yo sabemos qué ocurrió el Domingo 21 de Noviembre de 1920.   Quédate que, aunque no te voy a destripar la historia, de algo sí te vas a enterar.

Que Ingleses e Irlandeses andan a la greña desde la noche de los tiempos no hace falta que te lo explique. Asumo que habrás oído hablar del IRA. Bueno, en 2007 se jugó un partido del Seis naciones de Rugby entre Irlanda e Inglaterra en el estadio de Croke Park. Un estadio en el cual en 1920 entró el ejército inglés mientras se disputaba un partido para comenzar a pegar tiros y asesinar a varias de las personas que allí estaban. Lo que tenéis en las manos os va a narrar por encima el partido de 2007 para centrarse en explicaros lo acontecido las horas previas al 21 de Noviembre de 1920.

La guerra de guerrillas fue la tónica en guerra de independencia Irlandesa de 1919. Los Irlandeses se dedicaban a rápidas escaramuzas. Los ingleses cansados decidieron intensificar su red de espionaje en suelo Irlandés y de ese modo comienzan a cercar a Michael Collins, uno de los cabecillas del IRA. El grupo encargado de ello fue conocido como la cuadrilla del Cairo. El Cairo era un pub dónde se reunían los ingleses y en el que vamos a entrar a tomarnos una pinta y ver como el mismísimo Collins se la mete doblada al servicio secreto que trataba de cazarle.

Y así nos vamos a pasear por la calles de Dublín la mañana del domingo 21 viendo como el IRA se toma la justicia por su cuenta ante unos incrédulos hijos de la pérfida Albión.  Pero estos actos de violencia es como cuando uno escupe al cielo, al final te  acaba cayendo encima. A ti, y a muchos inocentes.  Y es que los ingleses no tuvieron miramientos. Contestaron aquella misma tarde. No tuvieron miramientos. Se presentaron en un abarrotado Croke Park y …

Esta es la historia que vas a leer. Una historia bien contada. Que engancha. En el que los autores divulgan y entretienen. Es un tebeo que te pone en la pista de los sucesos y que te llama a que luego vayas tú a investigar sobre ellos.  Con un dibujo que quizá merecería una edición mayor… sí, ya sé, el precio podría haberse disparado y el tamaño que nos presenta Kraken es suficiente. Cuestión de gustos.  Esta es la historia que vas a leer. Sin héroes, sin buenos, con malos.  Unos pocos toman unas decisiones por unos muchos. Unos muchos que luego van a pagar por ellas. Porque aunque parezca una lucha romántica, no tiene nada de romanticismo. Es muerte. Y nadie debería sentirse orgulloso de la muerte.

Para Sylvain Gache es su primer guion. Enamorado del mundo del cómic este profesor de historia en un instituto de secundaria en Blois no ha hecho más que meternos en una de sus clases con maestría. Narra hechos de modo ágil, ninguno de los dos bandos es blanco o negro en su totalidad. Todos se manchan. Se centra en el turrón, te mete en ambiente rápidamente. No parece una primera obra. El  tipo se nota que se ha documentado a conciencia.

Richard Guerineau va a ocuparse de dibujo y color. Croke Park es lo último que ha publicado, pero por aquí ya lo conocemos porque trabajó para la serie XIII Mystery. Le hubiera lucido más un mayor tamaño de edición, pero desde luego el dibujo y el color no te van a echar del cómic. Muy al contrario, ayudan a la historia. Yo nunca he estado en Dublín pero podría decir que ya conozco Dublín. Ambienta la ciudad de maravilla, ¡ como que me han entrado ganas de ir ¡

Croke Park es un álbum editado en cartoné por KRAKEN, de 128 páginas, contiene unos pocos extras de los que sirven y divulgan, no es formato europeo sino algo menor. Sus autores son Sylvain Gache y Richard Guerineau, y tiene un precio de 15 euros.

Es uno de esos cómics que a uno le llenan, que le hacen sentir “más listo”, que divulga de un modo entretenido. Que nos da a conocer uno de esos momentos vergonzosos, y desconocidos para muchos, de la historia contemporánea. Que te invita a rascar más sobre los acontecimientos. Es uno de esos cómics que , sin ser una obra maestra, sí uno querría que se publicasen más. Un acierto.

¡Compártelo!
Croke Park

Deja una respuesta