Antes de empezar me gustaría haceros una pregunta ¿sois más de perros o de gatos? Quizás tengáis muy clara la respuesta o, tal vez, no os podáis decidir (son taaaaan monos...) Pero lo cierto es que da igual lo que penséis ahora porque, al final, tal y como demuestra Junji Ito en El diario gatuno de Junji Ito: Yon y Mû, “el roce hace el cariño”.

En este manga autobiográfico, el famoso autor de cómics de terror, nos trae una historia de humor en la que nos cuenta su conversión. Sí, su conversión. Porque como ya os habréis imaginado, Junji Ito era team perros hasta que su prometida, A-Ko, le introdujo en el maravilloso mundo de los gatos. Y voy a confesaros algo: yo también prefería los perros antes que los gatos, pero mi hermana ganó la batalla, adoptamos un michi y el resto ya es historia 😻

Y…hablando de historias seguro que os estaréis preguntando ¿de qué va El diario gatuno de Junji Ito: Yon y Mû? Pues bien, la obra comienza cuando Junji Ito se traslada, junto a su prometida, al que será su nuevo hogar. Papel blanco recién pegado, suelos relucientes, aroma a recién construido… Lo que nuestro autor no se imagina es que su paz y bienestar se verán interrumpidos por la presencia de un nuevo miembro en la familia: Yon, también conocido como “el gato del rostro infernal“.

junji-ito-y-el-gato-del-rostro-infernal

Rápidamente, el papel blanco es cubierto por láminas antiarañazos, los suelos se llenan de huellas de gato y el aroma a recién construido es sustituido por olor a caca. ¿Podría ser peor? En realidad sí. A-Ko está decidida a ampliar la familia y su amor incondicional por estos animales le arrastra hasta una convención felina en Oosu. Allí adoptará a su segundo hijo: el pequeño Mû.

A partir de esta premisa, Junji Ito nos cuenta su transformación. Como pasó de odiar a los gatos a sentir cierto interés, cariño e incluso envidia hacia A-Ko por ser la preferida de Yon y . Para ello, utiliza su característico estilo de dibujo. Un dibujo realista, que se vale no solo de la terrorífica transformación física de sus personajes, sino también de otros elementos como las onomatopeyas, las líneas y las luces y sombras.  Todo un acierto, pues al dar este toque diabólico a su prometida, los gatos e incluso a sí mismo, consigue acentuar el lado cómico de los diferentes acontecimientos. Así, reafirma una de las ideas que defiende: “Las escenas cotidianas son las que más miedo dan“.

Respecto al guion, poco que decir. El manga está lleno de gags y los diálogos están pensados para sacarte sino una carcajada una sonrisilla.

mu-el-diario-gatuno

La verdad es que la obra me ha encantado y no me puedo sentir más identificada. Por un lado, porque he sido como Junji, quise a los perros antes de adorar a los gatos. Y por otro, porque he sido y soy como A-Ko, una madre gatuna pesada que quiere que su pareja sienta lo mismo hacia su bebé. Me ha gustado tanto que, yo, que soy una cagada, estoy planteándome comprar alguno de sus mangas de terror. Con eso lo digo todo.

El diario gatuno de Junji Ito: Yon y Mû, serie cerrada de un solo tomo de 120 páginas, de la mano de Tomodomo y por tan solo 8 euritos. El manga consta de un álbum de fotos de una página, 10 capítulos donde Ito desarrolla la historia en forma de pequeños episodios, una entrevista con el autor y un epílogo relacionado con su vida. Además, si retiráis la sobrecubierta de papel que protege el tomo, encontrareis dos tiras cómicas súper divertidas que no aparecen a lo largo del cómic.

¡Compártelo!
El diario gatuno de Junji Ito: Yon y Mû

Deja una respuesta