Jim y Harvey se conocieron en uno de esos trenes que recorrían los EEUU llevando niños huérfanos  de dónde no les querían a dónde se les iba a explotar. Jim es ingenuo,  bondadoso – mal negocio-.  Harvey tiene sus reglas “yo, yo, y yo”. A ambos ese viaje les cambiará algo más que la vida. A ambos les va a atormentar el resto de sus días. Los corazones no entienden de reglas, Harvey.

Me gustó cuando lo leí y me ha gustado incluso más ahora al releerlo, ¿alguien tiene material comprometedor con el que chantajear al editor de Yermo para que retome la serie? Gracias. Porque “El tren de los huérfanos 1. Jim y Harvey” es un díptico que publicó Yermo en 2017 y al que las ventas no le debieron acompañar   y pasó desapercibido entre la maraña de novedades y los calores de Julio. Yermo que no es una ONG, y trabaja para ganar dinero,  aparcó la serie y así parece que continuará .   ¡Qué lástima! Se nos escapa una maravilla de obra que hubiera firmando el mismísimo Zidrou, de las que ahonda en lo más miserable del ser humano y, aun así, nos pinta una sonrisa chanel ternura y esperanza.

La serie de 8 tomos ya finalizada en Francia, precisamente en 2017, obtuvo buenas críticas por parte de crítica y lectores, e incluso acabó reeditándose en dos integrales.

tren-huerfanos-yermo-comic

El cómic nos cuenta uno de los miles de viajes que desde mediados de siglo XIX hasta bien entrado el siglo XX realizaron niños huérfanos en busca de un nuevo futuro. Porque una de las consecuencias menos publicitada de “la tierra prometida” y “el sueño americano” fue el de los miles de inmigrantes europeos que malvivieron en las calles de las ciudades costeras como New York. De entre todos estos desterrados de la fortuna quienes más lo sufrieron fueron los niños, que llegaron a ser un grave problema para las autoridades de la costa este. Una respuesta a estos problemas fue el programa Children´s Aid Society que  lo que hacía era llenar trenes con niños de los orfanatos e ir dándolos en adopción  en las poblaciones del tren hacía el centro del país. Como podéis imaginar muchos de estos niños fueron de Guatemala a Guatepeor siendo utilizados como mano de obra gratuita o recibiendo malos tratos. Generalizar siempre es un error y hubo quienes tuvieron la fortuna de llegar a familias que les proporcionaron una educación y un mejor futuro.

Philippe Charlot y Xavier Fourquemin  nos cogen de la mano y nos suben a uno de esos trenes para mostrarnos la vida de Jim y Harvey, dos de esos niños huérfanos.  La primera viñeta nos sitúa en Siracusa, en un presente que es 1980, y en la que vemos como Jim y Harvey vuelven a encontrarse después de muchos años. La vida no les ha tratado por igual, y no os hago ningún spoiler si os digo que algo ocurrió en un pasado para que estos dos hombres intercambiaran sus nombres y sus vidas.

tren-huerfanos-yermo-comic-3

Los autores van a jugar con ese misterio que rodea a estos dos hombres para contarnos la historia de los niños que fueron. Vamos a discurrir  entre páginas del presente ochentero de Jim a aquél viaje en tren a la Kansas de 1920 con sus hermanos.

Jim, nuestro antihéroe, está ya jubilado. Tiene una pequeña granja en Kansas. Solo sabe trabajar, no ha hecho otra cosa en toda su vida. Jim espera trenes. Es bueno, de esos buenos que acabas llamando tonto. Está solo, muy solo, y siempre ha vivido anclado a lo que sucedió en el   tren   de los huérfanos al que subió con sus otros dos hermanos . Fue abandonado junto con Joey en un orfanato. A su hermana pequeña Anna la conoció en el mismo andén del tren.

Harvey es un juez de éxito. Siempre ha sabido lo que ha querido en la vida y nunca le ha importado deshacerse de quién le importunara. Es listo, tiene instinto de supervivencia. Harvey ya había sido adoptado por varias familias cuando sube al tren de  Jim  , el programa de adopción permitía devolver a los niños si no estaban conformes con su comportamiento, y Harvey fue pasando de una familia a otra hasta que … mejor esto lo descubrís vosotros

Charlot , al guion, nos habla de la hipocresía de los “buenos samaritanos” , de trata de niños, de la pobreza del vaciado medio oeste. Y entre de toda esta tristeza nos cuela una historia de amor. Porque un día Jim  casa dos letras y decide buscar a sus hermanos. Para ello viaja a New York, a los archivos de la Children´s aid Society y allí encuentra a Bianca, una limpiadora que ha tenido una vida tan dura que la hizo  diamante, y que se queda prendida de la inocencia de Jim nada más verlo. Si Jim espera trenes, Bianca espera barcos. La ternura con la que Bianca trata a Jim ha llegado a pellizcarme varias veces en el corazón. ¡Vaya personajazo!

tren-huerfanos-yermo-comic-4

Como os he dicho es una historia a lo Zidrou, deja cabida a la esperanza,  a la sonrisa tierna, los buenos corazones tienen premio aunque deban esperar para obtenerlo, y vosotros   deberéis esperar al final para encontrarlo.

Por lo que veo los siguientes tomos franceses la obra se centra  en Joey, el hermano de Jim y en Lisa , la adolescente que viajaba en el tren ocupándose de todos los niños, a la vez que intuyo continuaba esta bonita historia entre Jim y Bianca.

Tengo mi tomo firmado por Philippe Charlot puesto que acudió en 2017  al I salón Hispano Francés que tuvo lugar en Jaca. Un tipo simpatiquísimo, que vive centrado en la música (el mío  dijo que era el primer tomo en español que veía de la obra). Xavier Fourquemin se ocupa de los lápices , nació en Neuilly-sur-Seine y se trasladó por Francia para ir a la escuela hasta que finalmente aterrizó en un instituto de bellas artes en Tournai (Bélgica). Un dibujo muy cartoon que me recordó a David Etien en “los 4 de Bakerstreet”.

tren-huerfanos-yermo-comic-5

 

“El tren de los huérfanos” de Philippe Charlot y   Xavier Fourquemin, muy bien editado, como siempre, por Yermo. Son 104 páginas con unos pocos extras muy interesantes al final del tomo, en tapa dura, por 25 eu.  Historia dura pero llena de ternura, muy interesante, una cara b de lo que no publicitan del sueño americano. A pesar de no haber seguido publicándose  funciona perfectamente como tomo único, así que eso no os eche atrás y dad una nueva oportunidad a una muy buena obra. Dicho esto, sres de Yermo: ahora con el Photoshop uno puede realizar unos montajes magníficos, no me obliguen a ello y publiquen la obra completa.

¡Compártelo!
El tren de los huérfanos

Deja una respuesta