A veces, en la vida, ocurren cosas que no se pueden explicar. Puede ser una sombra mientras conduces, un extraño personaje que crees que te observa, o un dibujo sobre la pared de un instituto que crees haber visto antes. Casi siempre suelen ser casualidades, momentos de paranoia en los que nuestro cerebro percibe unos sentimientos que no se corresponden con la realidad. Casi siempre… O eso, o son alienígenas.

Encuentros cercanos no es un cómic de ciencia-ficción, y al mismo tiempo, es una aventura extrasensorial. Hay un vaivén constante entre lo que es, y lo que no es, y en esa ambigüedad reside su magia. Tal vez nunca sepamos lo que ocurrió aquella noche, ni de quien era aquella sombra extraña con dos cabezas. Lo que importa no es lo que fuese, sino lo que creamos que es.

El cómic empieza con Daniel, un niño de unos 10 años que se obsesiona con encontrar un hada después de descubrir un libro donde Frances Griffiths y Elsie Writh afirmaban no solo haber visto varias, sino que habían conseguido fotografiarse con ellas. Tardes y tardes interminables en el campo después, un programa de la televisión le abrió los ojos: las hadas eran marionetas, y las fotografías, un montaje.

Aunque descubrir que las fotografías que tanto le obsesionaban eran falsas, y que realmente las hadas no existían tendrían que haber desanimado a Daniel, motivaron el efecto contrario. Con la cámara bajo un brazo, y unos dibujos recortados de hadas bajo el otro, trató de imitar la técnica de sus estafadores para convencer al resto de que él también lo había logrado.

encuentros cercanos anabel colazo la cupula comic reseña

El problema, como siempre,  está en que la esperanza es lo último que se pierde, y Daniel creyó ver, en una de sus sesiones fotográficas, un pequeño objeto brillante que bailaba frente a sus ojos y se perdía entre la naturaleza. Al día siguiente, un garabato apareció en el patio de su colegio, con una inscripción justo debajo:

“Están ahí fuera

Es un secreto”

El incidente quedaría como una anécdota de juventud, y Daniel lo recuerda de regreso al pueblo de sus padres veinte años después, cuando una sombra se le aparece en medio de la carretera y pierde el control del coche. Tras comprobar que el coche no arranca, y que no parece que tenga una solución inmediata, decide hacer autostop. Lo recogen y lo llevan al pueblo más cercano, El Cruce. De camino al taller paran un momento en el colegio para que su salvador pueda recoger a su hijo, cuando empieza a formarse revuelo en torno al patio. Daniel, con curiosidad, se acerca hasta allí para descubrir, pintado en la pared, un símbolo que hacía exactamente veinte años que no veía. Están ahí fuera. Es un secreto. Pero, ¿quiénes son?

encuentros cercanos anabel colazo la cupula comic reseña

Encuentros cercanos es la primera obra larga de Anabel Colazo, la autora ibicenca que recibió numerosos premios y reconocimientos gracias a este cómic, y que el año pasado coronó su siguiente trabajo, No mires atrás, entre los 50 mejores cómics para la ACDC.

La historia se balancea entre terreno sci-fi y la cruda realidad, y ahí reside una de las claves de su magia. Al cerrar el cómic, nos obliga a pensar ¿cuánto de lo que he leído era verdad?, así como a una de las cuestiones clave de este tipo de obra: a volver atrás, releerlo, y buscar en los pequeños detalles una respuesta.

Si algo caracteriza Encuentros cercanos es la capacidad de Anabel para contarnos una historia con sus correspondientes momentos de tensión, pero que al mismo tiempo destila humor. Sabe medir muy bien los “tiempos” de la narración, y se nota que cada página está pensada al detalle.

encuentros cercanos anabal colazo

El estilo de dibujo, un blanco y negro con líneas muy marcadas, sigue la línea de Anabel Colazo y le otorga ese marco de compartir universo que tan bien le sienta a estos cómics. Además, una de las cosas que más me llama la atención es el uso de las sombras: Anabel utiliza la repetición de líneas en una misma dirección para establecer zonas oscuras, espacios vacíos, e incluso la forma del cielo.

Echando un vistazo rápido al interior, una de las primeras cosas que destacan es la posición de los textos. La autora los suele pegar, siempre que sea posible, a los márgenes superior e inferior. De hecho, todas las voces en off irán colocadas en estos márgenes, y los diálogos, siempre que sea posible, también.

anabel colazo encuentros cercanos la cupula comic reseña

Además, también destaca el uso de los silencios. Las páginas de cualquier cómic, normalmente atiborradas de imágenes o texto, cuentan la historia de forma que tus ojos lean la información del tirón. Sin embargo, Anabel utiliza en ocasiones puntos y aparte, huecos blancos en medio de la narración que cumplen dos objetivos: bien dejar atrás lo que estamos leyendo ahora, y pasar a la siguiente escena, o bien para remarcar un objeto o una frase.

Encuentros cercanos, de Anabel Colazo, 116 páginas, blanco y negro, en Ediciones La Cúpula.

¡Compártelo!
Encuentros cercanos

Deja una respuesta