Encarar la realización de una obra de terror en un medio como el cómic, que ha aportado auténticas obras maestras al género, como La cosa del pantano, de Alan Moore y Stephen Bissette, Feria de monstruos, de Bruce Jones y Bernie Wrightson o los mangas de Hideshi Hino, siempre es un reto. En el caso de Satanela, la novela gráfica que he creado junto al dibujante Diego Simone, y que edita Grafito Editorial, hemos acudido a varios elementos gráficos y narrativos propios del cómic de terror, para ayudarnos a crear la atmósfera necesaria en la lectura.

alfonso-bueno-diego-simone-satanela-grafito-3

Satanela cuenta la historia de un trompetista recién llegado al Madrid de los años veinte. Al comenzar a trabajar en un cabaret queda prendado de la bailarina que da título al cómic. La mujer seducirá al músico, enviándolo a otra dimensión. En nuestra novela gráfica jugamos con esa dicotomía de elementos, entre el Madrid más realista (pese a contar con elementos ajenos a la ciudad) y la dimensión fantástica en la que acaba el trompetista, que hemos llamado “antimundo”, rescatando un término pitagórico.

Para diferenciar la acción que se desarrolla entre ambas dimensiones, decidimos utilizar una misma cuadrícula en todas las páginas que se desarrollasen en el antimundo. Dicha cuadrícula, de seis viñetas verticales, suponía una limitación en el apartado gráfico, ya que debíamos prescindir de grandes viñetas para mostrar el antimundo. Sorteamos ese problema haciendo que algunas de esas páginas mostrasen una única imagen dividida en seis o tres viñetas, dependiendo de la necesidad de la historia. Para ayudar al lector a diferenciar ambos espacios, la estructura de seis viñetas no se utiliza en ninguna página que se desarrolle en el Madrid “real”. Por otro lado, usamos otros elementos para diferenciar ambas dimensiones, por ejemplo las viñetas del antimundo no tienen marco (al contrario que el resto de páginas) y los bocadillos tienen un aspecto vaporoso.

alfonso-bueno-diego-simone-satanela-grafito-4

Para Diego Simone la creación de la estética del antimundo, poblado por seres fantásticos y elementos sobrenaturales, fue el mayor desafío del cómic. Influenciado por el estilo del cine expresionista alemán, Diego decidió utilizar manchas para los fondos de las escenas del antimundo, donde casi nada está dibujado aparte de los personajes. El aspecto de las escenas de la ciudad se apoya más en líneas y sombras. Con un estilo cercano al género negro, los claroscuros de Satanela son una amenaza constante para los personajes, que parece que vayan a ser devorados por las sombras. En las viñetas también hemos utilizado los planos forzados, picados o contrapicados, para generar en el lector una sensación de incomodidad. Estos planos resultan amenazantes, al acentuar la subordinación de un personaje frente a otro o frente al paisaje. La paleta de color utilizada por Diego, especialmente en las escenas nocturnas, dominadas por colores noctívagos, suma inquietud al conjunto.

alfonso-bueno-diego-simone-satanela-grafito

Diego Simone y yo llevamos años trabajando en historias cortas de terror, que tienen un ritmo distinto al de una novela gráfica. En una historieta breve el argumento depende de un twist o giro final que suponga una sorpresa para el lector. En el caso de Satanela, al tratarse de una obra más extensa, no hemos querido abusar de este recurso, pero sí hemos incluido algunos giros o golpes de efecto que se podían producir apoyándonos en el salto de página, un recurso que funciona al pasar la hoja, de modo que la paginación es otro elemento a tener en cuenta a la hora de escribir un cómic de terror.

El desarrollo de la historia con la extensión de una novela gráfica nos ha permitido experimentar con otro tipo de terror, más elaborado, apoyado en el desarrollo de personajes, para que el lector empatice con los mismos y le importe lo que les sucede. Otro cambio que nos permite el desarrollo más extenso es el poder  dosificar los momentos de terror, con la intención de ir generando una melodía siniestra, donde los contrapuntos de miedo vayan in crescendo, creando en el lector interés el desarrollo de la historia.

alfonso-bueno-diego-simone-satanela-grafito-2

Esperamos que los lectores disfruten tanto con la lectura de Satanela como nosotros hemos disfrutado con su creación. ¡Larga vida al cómic de terror!

¡Compártelo!
Los engranajes del terror en Satanela

Deja una respuesta

Cerrar menú