Horologiom de Fabrice Lebeault te captura en esta edición de tapa dura publicada por Ponent Mon al instante. La portada tan colorida llama enseguida la atención y augura una lectura trepidante a la par que interesante.

Ilustración de portada del cómic Horologiom

Si como yo, hasta esta edición integral no conocías demasiado el cómic, te aseguro que te verás intrigado de inmediato. Sin darte cuenta empezarás a devorarlo sin medida ni control y, de repente, estarás en la página 242 y se habrá acabado. Pero no desfallezcas querido amigo, es solo el número 1.

A rasgos generales y sin hablar demasiado para no destripar el argumento, nos veremos inmersos en una gran historia, muy bien contada, con un tratamiento del color genial y unas ilustraciones maravillosas. El inicio de la trama aunque no demasiado novedoso respecto a la ciencia ficción... (ah! perdonad, no sé si lo había comentado), Horologiom es sin duda un cómic de ciencia ficción y como buena obra de literatura respecto a este género te mete de lleno en la historia como si ya estuviese empezada. Eres tú el que debe de hacer un esfuerzo para entender a esos personajes y sus diálogos, tan variopintos como la arquitectura propia de esta gran ciudad robotizada.

Es curioso cómo la mente es capaz de relacionar conceptos que de no ser por la experiencia personal no verías la conexión, pero no he podido evitar ya en esa primera página, ver cierta similitud con la situación de pandemia actual. Y es que vemos en las primeras viñetas, como un personaje desconocido tiene un acceso de tos incontrolable y ante el miedo de ser destruido comienza a huir. Sin duda, si ahora mismo, el miedo de ser contagiado propicia ver a los demás con cierto recelo e incluso estigmatizar determinados colectivos como asmáticos, alérgicos y demás, no es de extrañar que en Horologiom como megalópolis de la ciencia y el progreso que es, en la que conviven androides y humanos muy pero que muy mecanizados, no se permita la existencia de errores o fallos, procediendo con suma diligencia a la destrucción de cualquier elemento que socave esa armonía matemática

primera página del cómic Horologiom

Cada ser en Horologiom tiene su función y la ciudad es un gran mecanismo en el que los engranajes funcionan con total precisión. Bueno, o eso es lo que en un primer momento nos parece. A medida que entramos en materia observamos que ni todo es tan matemático ni esta utopía es tan armoniosa. Descubriremos elementos subversivos encarnados en los protagonistas (Mariulo, Sacharine, Manac’h…) que intentarán destapar un sistema corrupto que sirve solo a los altos funcionarios. Y es que la gran terminología para describir los trabajos y funciones que se realizan en Horologiom es sin duda uno de sus atractivos. Desde el Gobernador, hasta el Predicador pasando por el Ser Contrario, el Santo, los escaforianos, tensores y altruistas y, el Remozador, veremos una variedad ingente y muy prolífica por parte del guionista de términos como si de un galimatías se tratase, pero del que se disfruta como si volviéramos a ser unos infantes descubriendo un mundo nuevo. Y es que lo es. Horologiom tiene su propio lore y merece la pena conocerlo en profundidad.

En cuanto a la historia no podemos sino decir que está muy bien construida y dividida en capítulos (5 en este primer tomo) pero que se desarrollan de forma continua. Nos encontramos pues ante una única historia lineal. La combinación entre diálogos bien construidos y escenas en páginas completas en las que no existe ni un solo bocadillo como si de una novela gráfica se tratase, supone un acierto flagrante. De esta manera se consigue la inmersión total del lector en la obra.

página del cómic horologiom como si de una novela gráfica se tratase

Respecto al dibujo de la mano de Lebeault nos quitamos el bombín, aunque al hacerlo descubramos que no tenemos llave y pongamos en peligro nuestra integridad física.

Las estructuras, los edificios, cómo juega con la perspectiva para mostrarnos un auténtico laberinto lleno de plataformas, vehículos inimaginables, y boquiabiertos… es de un disfrute visual notable. Y, además, es este uso de la perspectiva y de los diferentes planos lo que favorece ese ritmo trepidante y dinámico necesario para crear una atmósfera tal en el que la huida, el riesgo, el misterio y el miedo a ser descubiertos y atrapados, serán una tónica constante.

página de horologiom en la que se pone de manifiesto el peligro y el buen uso del guión

¿Y qué decir del tratamiento del color?

Pues que es soberbio sin lugar a dudas. No solo por la gama cromática que Florence utiliza en toda la obra con esos colores primarios y esa textura degradada, sino que pone de manifiesto su gran talento y técnica en la gestión y psicología del color. Y es que el color cuenta además una historia y esa historia es la misma que se narra. Se produce una sintonía entre lo que acontece y cómo se plasma a través del color. Veremos el predominio de los fríos para momentos de tensión o duda e incluso flashbacks, los cálidos nos darán un poco de sosiego y calma y es hacia el final que el uso del rojo nos acompañará en el clímax.

tratamiento del color rojo en horologiom

En conclusión, nos encontramos ante un tebeo de ciencia ficción, que pone de manifiesto muchas de las ventajas y desventajas de la sociedad mecanizada y en el que se constata la difícil situación en la que nos encontramos. ¿Cómo será nuestro futuro? ¿Es el continuo progreso la solución o el problema? ¿Debemos dejar a un lado nuestra animalidad y ser cada vez más racionales? O es en cambio, ¿este fallo de programación en el que nos mueve, el instinto, y las emociones nuestro camino a la salvación?

Si como yo además de disfrutar de un buen dibujo y de una buena historia te gusta reflexionar y darle una vuelta de tuerca a las cosas este es tu cómic. En lo personal diré que es el mejor que he leído en este 2020 y se va directo a la lista que desde el Staff de Hablemos de cómics estamos realizando.

Como única pega, y en realidad no lo es, el final queda bastante cerrado lo que me produce cierta intriga sobre si los siguientes tomos podrán seguir la dinámica y tónica de este primero. Esperaré ansioso la publicación del siguiente y es que es seguro que la continuaré.

Horologiom de Fabrice Lebeault y Florence Breton, editado por Ponent Mon en una edición integral de 242 paginazas a todo color, por 44€.

¡Compártelo!
Horologiom 1

Deja una respuesta