Hoy os traemos una breve reseña de La Sociedad de los Dragones de Té, una bellísima historia escrita e ilustrada por Katie O’ Neill, galardonada con dos premios Eisner a mejor webcómic y mejor publicación infantil.

Tras rescatar a un dragón de té perdido en el mercado, Greta, una pequeña aprendiz de herrero, descubre el olvidado arte que esconde el cuidado de estas misteriosas criaturas. Los dragones de té son muy raros y complicados de cuidar, pero producen un té asombroso si son tratados con cariño. Un té cuya propiedad es almacenar los recuerdos y las experiencias que el dragón vive con su propietari; para más tarde poder revivirlas a través del sabor y el olor que este produce. ⠀

la sociedad de los dragones de te

A partir de esta premisa, O’Neill crea un bellísimo universo de fantasía donde la maldad no tiene cabida. La Sociedad de los Dragones de Té es un canto a la diversidad, al respeto y a la tolerancia. Es una historia que transmite paz, que transmite calma. Una historia que enseña a los niños y no tan niños que las mascotas no son juguetes, que debemos luchar por conservar el arte y las tradiciones, y que la amistad y el amor son lo más importante en la vida.

Para ello, Katie emplea un dibujo encantador con personajes inspirados en el manga y el anime y unos colores preciosos que llaman mucho la atención. Tanto a nivel visual como argumental la historia es tan bonita que se hace corta. Pero por suerte, al terminar el comic se incluye un fragmento del Manual de los dragones de té. Un manual en el que O’Neill explica todo acerca de estas criaturas: su personalidad y carácter, cuidado y alimentación, las propiedades de sus hojas… y en el que añade un breve catalogo con los diferentes tipos de dragones y sus características. Espero que esto no sea el final y que Katie escriba más historias sobre este maravilloso universo. ¿Vosotros no os habéis enamorado?

¡Compártelo!
La Sociedad de los Dragones de Té

Deja una respuesta