Maus no es el típico blockbuster de la II Guerra Mundial, es el relato hiperrealista de un genocidio sistemático y gradual que se ensañó con aproximadamente 11 millones de personas. Cuando lo leí, con 15 años, para un trabajo de Historia, no creo que lo comprendiera. Suena pretencioso, lo de “comprender” una obra. Pero es muy cierto.

Art-Spiegelman-Maus-reseña-comic-1

Con 15 años uno no entiende de sutileza. No me quedé con el detallismo obsesivo, el cuidadísimo ritmo in crescendo o todos los matices morales que se encuentran a lo largo de toda la obra. En cambio, mi retina se empapó de los dibujos que mostraban pilas de cadáveres, caminos con forma de esvástica o al propio autor, Art Spiegelman, encogiéndose con el paso de las viñetas. Y aunque todas estas cosas son esenciales para este cómic, son las primeras las que hacen de Maus: Relato de un superviviente uno de los pilares de la cultura comiquera tal y como la conocemos.

Maus: Relato de un superviviente es una novela gráfica, escrita y dibujada por Art Spiegelman, que narra dos tramas paralelas: la Segunda Guerra Mundial por un lado y la escritura del propio cómic por el otro. Spiegelman nos cuenta la historia de su padre, Vladek, desde mediados de la década de los 30 hasta el final de la guerra; así como nos muestra la manera en que sus vivencias lo cambiaron como persona y como padre.

Art-Spiegelman-Maus-reseña-comic-2

El guion está escrito de forma autobiográfica, siguiendo una estructura basada en flashbacks. Tanto Art como Vladek nos hablan en primera persona, ya que el hijo nos narra a nosotros como el padre le narra a él su historia. Art, a través de convertirse a sí mismo en un personaje, consigue mostrarnos las cicatrices emocionales que el Holocausto dejó en su padre, su madre e indirectamente en él mismo. Por otro lado, se sirve de las palabras textuales de Vladek para ahogarnos en detalles, sumergiéndonos con mucha efectividad en la atmósfera de la historia. Es un guión sin artificios, muy literal.

Art-Spiegelman-Maus-reseña-comic-3

Todos los personajes, entre los que se destacan su madre Anja, son muy realistas y completos. Aunque solo aparezcan 10 páginas y mueran enseguida, conoceremos lo suficiente de su pasado y de su personalidad para verlos como personas reales. Los personajes principales: Art, Vladek y Anja, se nos muestran con toda su complejidad y sus arcos se alejan de ser típicos. Por ponerle una queja, a menudo se salta la premisa de “mostrar, no contar” y nos deja con ganas de ver ciertos momentos ser representados como escenas y no como imágenes con notas a pie de página. Esto puede ser molesto para un lector con expectativas diferentes, pero no llega a ser un verdadero problema.

El dibujo es bastante simple, las formas humanas son correctas y los fondos suelen pasar desapercibidos. Spiegelman selecciona con cuidado qué imágenes quiere detallar más, de manera que logra mayor impacto en momentos puntuales. La sobriedad de su composición y la falta de color ayudan a ver el cómic como el relato hiperrealista que es. Lo más llamativo es su premisa metafórica: mostrar a los alemanes como gatos y a los judíos como ratones.

El tema es probablemente lo que más cuesta pillar, y a la vez lo más importante, de esta obra maestra. Lejos de intentar dramatizar algo que ya sabemos que es trágico, Art Spiegelman busca que nos inmerjamos en este mundo. Art siente un profundo respeto por el relato de su padre, y en varios momentos nos enseña el miedo que le provoca no estar a la altura. La forma que él decide que es la más respetuosa, es el realismo puro y la sinceridad. Maus es un cómic sobre estar a la altura: de las expectativas de su padre, de lo que quiere contar, de lo que los espectadores y los medio quieren de él. Obviamente, también es un cómic sobre el Holocausto, sobre la guerra y el racismo, pero a pesar de quedar en primer plano a nivel narrativo, no es la verdadera sustancia de la obra.

Art-Spiegelman-Maus-reseña-comic-4

En síntesis, Maus es una cruda alegoría de la persecución hacia los judíos a la vez que una historia de amor paternal oculto, de traumas y depresión, de muerte y supervivencia. Maus es el relato de un superviviente. Y es el relato de un niño que busca estar a la altura. Y por eso es una obra maestra, trascendental y novedosa. Por eso me encanta y me parece una de las mejores historias sobre temas como el arte, la paternidad o los traumas. Por eso la recomiendo encarecidamente.

Maus, tapa dura, 296 páginas para ponerte los pelos de punta, del esencial Art Spiegelman, editada por Reservoir Books, a tan solo 21’90 €.

¡Compártelo!
  • Autor de la entrada:
Maus

Deja una respuesta