¡Segundo capítulo de los Titanes! Tras cerrar la trama de Trigon el capítulo anterior y asentar las bases de esta nueva temporada, parece que es el momento de arrancar con nuevos enemigos, nuevas motivaciones, y nuevos roces.

[Atención, esta noticia contiene SPOILERS GORDOS del episodio 2×02 de Titans]

Han pasado 3 meses desde el final del capítulo anterior. Nuestros nuevos Titanes, capitaneados por Dick, entrenan duramente en la Torre para conseguir suplir cualquier tipo de debilidad que tengan durante el combate. Jason sigue sin sentirse muy cómodo excluido de la acción, pero acepta sin rechistar lo que propone Dick; hay un respeto entre ellos que antes no se notaba. Además, queda 100% claro que Jason es Robin, y que Dick debe buscarse su propia identidad, cueste lo que cueste.

Si Deathstroke puede con un ojo, yo lo haré sin ninguno

 

Tras los créditos iniciales tiene lugar la fuga en una prisión de un misterioso individuo con poderes eléctricos que finaliza la masacre que había tenido lugar en los pasillos: se trata del Dr. Light, un viejo enemigo de los Titans que, como dice su nombre, es capaz de controlar la luz.

Una persecución en la ciudad sirve para presentarnos a Rose Wilson (quien, además, da nombre al capítulo), que finalmente termina huyendo herida y encontrándose con un Dick que se ha decidido a ir a buscarla tras haberla visto en la televisión. ¿Soy yo, o la banda sonora recordaba peligrosamente a la de la trilogía de Nolan?

Así, así, que salga guapa en el primer plano

 

Hawk y Dove viven en una especie de retiro donde tratan de ayudar a ex-adictos para que no vuelvan a recaer. Sin embargo, Dove encuentra una red de traficantes que trabajan con metanfetaminas y, obviamente, les pega una paliza y les delata. Cuando vuelve a casa se encuentra con Hawk, quien no acepta de ninguna forma que esta vuelva a actuar como heroína. Sin que les de tiempo a terminar la discusión, entra en la casa Ellis, uno de los chavales acogidos, y empieza a llenar de luz la sala al completo hasta explotar: Dr. Light, primer aviso.

El halcón y la paloma, ahora en el campo

 

Rose se despierta del estado en el que se encontraba y, misteriosa como ella sola, no quiere contar a los Titans de donde viene ni quien le persigue. Regresa de nuevo Bruce Wayne a la serie cuando Dick le llama para pedirle consejo sobre como ayudar a alguien en su situación, lo que les permite estrechar de nuevo vínculos que creían habían perdido. Además, no sé si lo habréis apreciado, pero Bruce estaba leyendo unos libros orientales y tomando unas notas donde podía leerse claramente la palabra stillness. ¿Significará algo más adelante, o simplemente es que Batman necesita un descanso? De momento, no lo sabemos.

Meanwhile, Starfire y Donna Troy parecen estar siguiendo el rastro de alguien llamada Shimmer, una villana que, literalmente, brilla. Aunque esta se resiste, rápidamente consigue atraparla. Sin embargo, cuando Starfire se marcha a por unos burritos, Tamaranean, de su planeta natal, la atrapa y se la lleva. Hay que destacar el buen hacer que están haciendo, además de con las coreografías de peleas, con los efectos especiales o las elecciones de planos. La primera temporada era correcta, pero está resultando mucho más atractiva visualmente esta segunda.

♫ Pa’ qué highlighter, si tú brillas sola ♫

 

Total, que Dick se ha empeñado que Rose se tiene que quedar con ellos, pero esta erre que erre que se quiere marchar, así que al final la lleva a la estación y le da un teléfono para que se ponga en contacto con él en caso de emergencia. Y, entre el café y el móvil que le acaba de regalar, ella se revela su nombre: Rose.

Justo cuando va a abrir la puerta el coche se llena de un resplandor que les ciega, igual que había pasado con Hawk y Dove, y ambos salen corriendo antes de que explote en llamas. En el cuartel general, mientras, Jason y Beast Boy escanean la cara de Rose para, finalmente, averiguar que se trata de la hija de Deathstroke, Slade Wilson.

¡Y hasta aquí el segundo capítulo de Titans! No está siendo un mal “arranque” de temporada, aunque la trama del Dr. Light… No parece que vaya a llevar a muy buen puerto, sino que va a servir más que nada de relleno antes de llegar a Deathstroke. La semana que viene veremos si me equivoco, o si todo avanza de forma natural. La cuestión es que Titans engancha, y ya hay ganas de ver el tercer capítulo, “Ghost”, para saber que les ocurrirá a nuestros jóvenes héroes. ¿A vosotros os ha gustado el capítulo? ¿De momento qué impresión os está dando la temporada?

¡Compártelo!
Titanes 2×02 – “Rose”

Deja una respuesta