Nos metemos de lleno en el tercer capitulo de la segunda temporada de Titans, titulado Ghosts, y espíritus no veremos, pero algún fantasmilla si que habrá por ahí. Hoy, reseña de Titanes: Ghosts

[Atención, esta noticia contiene SPOILERS GORDOS del episodio 2×03 de Titans]

Los antiguos Titans llegan a la torre para reencontrarse con el nuevo grupo de aprendizaje, y Dick les cuenta los problemas que han habido tanto con Dr. Light como con Deathstroke y su hija, Rose. Aunque sus compañeros no parecen estar muy de acuerdo con la presencia de esta en la torre, finalmente acceden a que se quede.

Por su parte, los jóvenes Titanes siguen entrenando a ciegas en el tatami, cuando Rachel se cansa de la prepotencia de Jason y deja escapar algo de su poder, reduciéndolo por completo.

No me, no me, que te, que te

 

Dr. Light absorbe la luz de toda la ciudad y la concentra en un campo de fútbol a las afueras, al que rapidamente acuden los antiguos Titans. ¿Un descuido? ¿Una prueba? ¿Una trampa? Pues parece ser que ninguna de estas opciones, porque no ocurre exactamente nada. Dr. Light hiere a Hank en la pierna, y termina huyendo ante la emergencia de un “autobús en peligro”.

Me llamo Máximo Décimo Meridio…

 

Ole ole los caracoles con las escenas de acción de Titans, sobretodo las relacionadas con espadas (algo que esperamos ver bastante con la participación de Deathstroke). La pelea entre Rose y Dick es corta, pero muy intensa.

El parche me viene de fábrica

 

Starlight y su trama de reina digamos que… no interesa demasiado. La mención a su hermana, Darkfire, y su relación con el resto de Titanes (a distancia) ha sido lo más destacable del personaje este capítulo.

Beast Boy y el nuevo Robin encuentran la ubicación de Dr. Light, y ante la insistencia del segundo, acuden ellos dos solos para tratar de detenerle. Nueva pelea (¿he mencionado ya que Dr. Light va vestido como un gladiador?) en la que Robin le pega una paliza justo hasta cuando aparece Deathstroke, llevándoselos a ambos, y dejando a Beast Boy con la incógnita del qué habrá pasado.

Del trailer a su pantalla, en tres cómodos plazos

¡Y hasta aquí el tercer capítulo de Titanes: Ghosts! Algo más flojo que los dos primeros, pero sigue haciendo gala de unas coreografías y de un diseño de producción (ay, Deathstroke) espectaculares. Quizás en los últimos minutos haya subido un pelín la nota media para dejarnos ese cliffhanger, algo que se agradece y que (esperemos, de nuevo) siga mejorando semana a semana. ¿A vosotros que os ha parecido este tercer capítulo de Titans? ¿Os está gustando de momento la serie?

 

¡Compártelo!
Titanes – 2×03 “Ghosts”

Deja una respuesta