Amixis con Todo bajo el sol, Ana Penyas trae un cómic estupendo pero también malas noticias. Y es que las dos lo tenemos claro, nos quieren echar. Igual que nos echaron del campo nos quieren fuera de los barrios. Siempre buscando la manera de sacar más beneficios, exprimirnos.

Todo bajo el sol

En este cómic que sabía que me iba a romper el corazón y spoiler, lo hizo, la autora nos habla de la gentrificación. De la violencia del capitalismo y los ricos especulando con nosotros. Suena muy dramático y sin duda el cómic te deja un poso de rabia porque esto, por desgracia, no es ficción. Sin embargo Penyas nos lo cuenta de una manera más sutil y objetiva. Este cómic no se esconde. Y no le hace falta. Viene a contarte la historia de una familia levantina cualquiera y ya que está te abre los ojos a una realidad que está a la orden del día.

Suena muy dramático y aunque esta es la sensación que te deja el cómic mezclada con la rabia que supone que esto, por desgracia, no es ficción. Nos cuenta todo esto de una manera mucho más sutil.

Esta autora ya debería resultaros familiar y es que en 2018 fue la ganadora del Premio Nacional de Cómic (concedido por el Ministerio de Cultura y Deporte) entre otros. La obra que la hizo merecedora de este galardón fue Estamos todas bien, que ya reseñó mi compañero Pablo en esta misma web. Cuando lo leí Estamos todas bien ya me pareció un básico necesario en cualquier estantería, incluso si no es especializada en cómic. Y me parece que Todo bajo el sol ha vuelto a hacerlo. Volvemos a estar ante otra magnífica obra no solo al alcance del lector habitual de cómic, sino a mano para cualquiera que esté dispuesto a leerla.

Penyas consigue que con sólo pasar las páginas de su cómic vivamos la historia de varias generaciones de una misma familia desde 1969 hasta 2019. La familia, localizada en el Levante vive en primera persona parte de los horrores a los que nos somete el neoliberalismo. Y es que querían a nuestros abuelos fuera del campo para poder especular y construir una nueva economía basada en el turismo. Y con las mismas, y sin ninguna vergüenza, nos quieren a nosotros fuera de los barrios. Con los mismos pretextos y de nuevo, sin siquiera intentar disimular.

Y os aseguro que podría estar toda la tarde soltando bilis sobre este asunto pero creo que es mejor volver al cómic. Ana Penyas plasma a la perfección el tema que elige. Tomando desde los abuelos hasta los nietos consigue enseñarnos el recorrido de la especulación. A priori puede parecer que la perspectiva es limitada. Pero para no caer en esto, la autora aprovecha al máximo el recurso del paso del tiempo y el de tomar como protagonistas a miembros diversos de la familia. Así somos capaces de ponernos por un momento en la piel de personas totalmente diferentes, y por ello con aspiraciones, metas y puntos de partida distintos. Eso si, siempre partiendo de la base de la precariedad a la que te obliga nacer en una familia humilde.

En el apartado artístico me parece que el estilo característico de Penyas es perfecto para las historias humildes que cuenta. En este cómic la autora vuelve a mezclar medios y técnicas, como lápices, rotuladores y el collage que yo ya considero uno de sus rasgos definitorios. También debo decir que esta mezcla a ella le sale perfecta, en ningun momento compone escenas demasiado farragosas e integra tan bien las técnicas que ni siquiera da la sensación de que ahí esté pasando algo fuera de lo normal.

En definitiva Penyas se sirve del medio gráfico para mostrarnos el lado oscuro de la gentrificación y la realidad actual de las ciudades. Sin embargo, no se encuentra por encima de esta visión y no nos deja fuera del problema. Y es que su discurso también analiza cual es nuestra posición como espectadores y cómo se nos hace partícipes del cambio.

Por si todavía nos ha quedado claro, voy a terminar reconociendo que estoy enganchada a Ana Penyas. En los dos cómics suyos que he leído trata unos temas de los que deberíamos hablar todos y mucho. Parece que el cómic adulto tiene que ir de sexualidad, puños y sangre. Y yo considero que hay que hacer y sobre todo leer, más cosas así. Historias contadas desde abajo, de las que todos podemos aprender y que merecen ser contadas y leídas tanto (o más) que cualquier otra. Y no solo en cómics, voy a repetir que no hay que ser asiduo a las formas de la narración en viñetas para leer esto. Y que por supuesto, necesitamos historias que nos sean así de cercanas en todos los ámbitos.Todo bajo el sol

Por último me voy a despedir con una frase del grupo Tremenda Jauría que me parece que le van como anillo al dedo a Todo bajo el sol.

“Cómo te descuides te echan de tu barrio a golpe de turismo, subida de alquiler y desahucios.”

Todo bajo el sol, de Ana Penyas, 160 páginas publicadas por Salamandra Graphic a 22€.

¡Compártelo!
  • Autor de la entrada:
Todo bajo el sol

Deja una respuesta