Aprovechando el increíble viaje que me esperaba a tierras Canadienses, y preparándome la maleta con cómics y algo de ropa, decidí ir a mi librería para hacerme con algo nuevo. Y qué mejor forma de viajar al país de las Rocosas, que rendir tributo de esta manera al canadiense y uno de los mejores guionistas del momento, Jeff Lemire. Me esperaba un viaje de 10 horas y quería disfrutar con algo nuevo; y además tuve la suerte que esta obra me adentraba en la cultura norte americana.

Jeff Lemire, autor de Black Hammer, con el que dio un puñetazo sobre la mesa en cuanto a historias de superhéroes se refiere (psst, la tenemos reseñada para que le echéis un ojo) así como muchas otras obras como Descender, Bloodshot reborn, Essex County y un largo etcétera.

Aquí llega como autor completo, guion, dibujo y color; y aunque más adelante entraré en detalle del dibujo, voy con una contradicción, no es mi favorito pero puedo decir que me encanta.

Pues bien, vamos al grano, en Un tipo duro, Jeff Lemire nos sitúa en un pueblo ficticio, Pimitamon, de su país natal. Con su protagonista, Dereck, jugador muy importante de Hockey hace algunos años, pero que se ha visto obligado a dejar el deporte y vivir, o más bien sobrevivir en su pequeño pueblo como camarero.

Y digo sobrevivir, por su problema con el alcohol y su rudo temperamento, mala combinación que le hace acabar peleando con casi cualquier persona que se cruza en su camino.

un tipo duro

En un momento dado, su hermana Beth, con la que ya no tenía contacto, aparece de nuevo en su vida huyendo de alguien que no se cansará hasta que la encuentre, su novio abusador. Y que obliga a Dereck y a Beth a refugiarse en una cabaña solitaria en medio de las montañas. Eso les servirá a ambos para encontrarse de nuevo a si mismos, donde se ayudaran el uno al otro.

A partir de ese momento, se ve como Jeff Lemire entra aún mas de lleno en las entrañas de los personajes y nos hace ver lo que sienten, de una manera muy natural y emotiva. Sacando sus sentimientos y donde podremos ver la evolución de ambos protagonistas después de estar incomunicados, y donde la única opción de avanzar en sus vidas, es hablar (aunque muchas veces sea con silencios) y sacar todo lo que esconden en su interior.

un tipo duro

Hay momentos en el cómic, que te acarician el corazón y te hace sentir lo que de verdad sienten Dereck y Beth, buscando esos brotes verdes que le ayuden a salir de esa desesperación en la que se encuentran ambos.

En lo que al dibujo se refiere, no puedo decir que sea el tipo de dibujo que me encanta ver en un cómic y del que disfruto. Pero para este tipo de obra, me veo obligado a admitir, que otro estilo de lapiz le habría quitado peso a lo más importante, que no es otra cosa que la historia y los sentimientos que emanan los personajes y que se reflejan en el lector.

Viñetas casi iguales, una al lado de la otra, pero que para nada hace desmerecer el guión, sino más bien al contrario.

un tipo duro

A pesar de ser un cómic de 272 páginas, Un tipo duro se lee rápidamente, ya no tanto por su escasez de diálogo. Que como ya dije antes, para nada es negativo, porque de esta obra se puede decir que se habla con silencios. Si no porque la historia te atrapa y te es imposible dejar de leer y quedarte con ese “algo” en el pecho, y que te obliga a continuar.

Este es uno de los pocos cómics, en los que a pesar de que el final es idóneo, no quieres que termine, por todo lo que te ha hecho sentir. Sé seguro, que la releeré muchas veces.

Asi que, un cómic dirigido a quién quiera leer algo que le haga palpitar el pecho, y con el que vais a disfrutar desde un punto de vista diferente muy pocas veces visto.

Un tipo duro: 272 páginas a un precio de 26 euros, por Jose.

¡Compártelo!
Un tipo duro

Deja una respuesta