Los cuentos siempre han sido la mejor forma de narrar una historia con la que enseñar pequeñas moralejas a los niños: no cuentes mentiras o luego nadie te creerá, la bondad siempre tiene su recompensa, cree en ti mismo y en que puedes lograr cualquier cosa.

‘Una piel pesada’ tiene un inicio de cuento. Un narrador, de voz ronca y profunda, nos introduce la historia de un antiguo reino, un lugar en el que el rey terminó consumido por la locura, y donde finalmente fue su hija la que tuvo que hacer frente a las consecuencias. Porque la venganza, tema central del cómic, es una decisión propia, una de las posibles consecuencias que dejamos que los actos de los demás tengan sobre nosotros.

Clara Patiño Bueno crea una historia “clásica” por los cuatro costados, pero con los suficientes elementos diferenciadores como para ser algo único. La protagonista no se corta un pelo en ser la típica princesa, ni tampoco pretendía serlo. Eius, el que en otro contexto llamaríamos villano, duda, se equivoca, se atreve a dejarse llevar. Y es algo que se agradece.

En el apartado gráfico el cómic se lleva la matrícula de honor. Leer esta historia es una delicia visual, no solo por los colores utilizados (que casan maravillosamente cuando tienes el cómic abierto, haciendo que cada cambio de página sea único), sino también por los diseños de personajes, su plasticidad, y la increíble sensación de movimiento.

El pasado lo cargamos sobre los hombros, como una losa, que nos arrastra, nos quema, nos duele, hasta que nos aplasta o hasta que conseguimos liberarnos de él. Como una promesa. Como una corona. Como la piel de un cuervo blanco. Tomo con solapas, con unos extras al final del cómic la mar de interesantes, 14€.

¡Compártelo!
Una piel pesada

Deja una respuesta